Pese aumento de violencia en Mali, reportan avances en acuerdo de paz

0
283

El secretario general de ONU, António Guterres, alertó sobre el recrudecimiento de la violencia en el centro de Mali, aunque por otra parte se dan pasos para implementar el acuerdo de paz y reconciliación.

Al intervenir en una reunión del Consejo de Seguridad sobre este tema, el titular de Naciones Unidas ofreció detalles sobre cómo la situación de seguridad empeora en algunas regiones.

Pero los recientes diálogos entre las autoridades del Gobierno y sectores de oposición muestran que existe voluntad para abordar las diferencias por la vía política, consideró.

Guterres recordó la gran conmoción causada por la reciente masacre en la aldea de Ogossagou Peulh, donde fueron asesinadas a machetazos familias enteras mientras estaban en sus hogares, casas que después fueron quemadas, describió.

La impunidad no hace más que azuzar el ciclo de violencia, dijo y reiteró la necesidad de investigar este ataque y juzgar a sus responsables.

A medida que tales agresiones se vuelven más frecuentes y mortíferas, debemos determinar cómo puede hacer más la comunidad internacional para apoyar a las autoridades de Mali y sus esfuerzos de paz.

En el centro del territorio, extremistas y milicias armadas ganan terreno, mientras prosiguen conflictos entre diferentes grupos étnicos por el acceso al agua y a la tierra, detalló el diplomático portugués.

Si no se resuelven esos problemas cuanto antes, hay grandes riesgos de vivir un peor escenario, recalcó.

De acuerdo con cifras divulgadas por el secretario general de la ONU, en 2018 se produjeron en Mali 240 ataques contra civiles, representantes del Gobierno o miembros de fuerzas nacionales e internacionales.

Asimismo, aumentó el número de desplazados y se triplicó el uso de artefactos explosivos.

La misión de la ONU en Mali (Minusma) es considerada una de las más peligrosas del organismo multilateral y actualmente, fortalece sus capacidades de acción.

Pero a juicio del secretario general, aplicar solamente un enfoque militar no resolverá los problemas, es necesario apuntar a las causas raigales como la pobreza, las consecuencias del cambio climático que afectan la vida de las personas y la falta de oportunidades para los jovenes, mencionó.

La situación en Mali es una prueba para la comunidad internacional a la hora de movilizarse en función de la paz y la seguridad, pues lo que allí sucede impacta a toda la región del Sahel, subrayó Guterres. Por ello, pidió a las partes redoblar esfuerzos de cara superar los desafíos.

Según dijo el primer ministro de Mali, Soumeylou Boubÿye Maiga, antes de comenzar la sesión en el Consejo de seguridad, la situación en esa nación es muy frágil y por eso es tan importante el apoyo de la comunidad internacional.

En tanto, el ministro francés para Europa y Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, señaló que durante los últimos seis meses se aceleró la puesta en marcha del proceso de paz en Mali, pero alarman los crecientes reportes de violencia en la región central.

Sobre este aspecto, valoró que hace falta una nueva hoja de ruta y mayores compromisos.