Paz y seguridad en la mira de próximo presidente de Asamblea General

0
87

La paz y la seguridad figuran entre las prioridades esbozadas por el recién electo presidente de la Asamblea General de la ONU en su próximo 74 período de sesiones, Tijjani Muhammad-Bande.

En un encuentro con la prensa, el diplomático nigeriano también enfatizó que prestará especial atención durante su mandato a la acción climática y a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular, a la erradicación del hambre y la pobreza, y el impulso a la educación.

Por ejemplo, en África puede verse como algunos conflictos están muy relacionados los problemas medio ambientales, por eso es tan importante la acción climática, recalcó.

Muhammad-Bande recordó los principios fundacionales de la ONU y llamó a volver a ellos, esta organización se creó para ayudar a los países del mundo a resolver sus controversias, para servir de plataforma que garantizara la paz, la seguridad y el desarrollo, expresó.

Muchos de los problemas que enfrentamos hoy no pueden resolverse solo mediante esfuerzos nacionales, sino que demandan acciones colectivas y negociaciones, indicó el embajador nigeriano.

Asimismo, se refirió a que varios de los conflictos que forman parte de la agenda del Consejo de Seguridad de la ONU ocurren en África: ante tal escenario, la paz y la seguridad son temas urgentes para la región.

Con respecto a la reforma en ese órgano de 15 miembros, el único cuyas decisiones tienen carácter vinculante, opinó que ya se ha tardado bastante tiempo y que hacen falta progresos de cara a construir consensos y avanzar.

Otro de los temas que abordó fue el Pacto Mundial para una Migración Segura, Ordenada y Regular, aprobado en Marruecos a finales del año pasado, y cómo este sirve de mecanismo para monitorear qué políticas funcionan y cuáles no.

Además, Muhammad-Bande se comprometió a seguir progresando en temas de paridad de género dentro de la organización multilateral.

El diplomático, de 62 años, se convertirá en septiembre próximo en el segundo nigeriano en ocupar el cargo, luego de Joseph Nanven Garba, quien encabezó en 1989 el mayor organismo de Naciones Unidas.

Asimismo, sucederá a la actual presidenta de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa, la cuarta mujer que ha ejercido esa responsabilidad.

La presidencia de la Asamblea cambia cada año por medio de una rotación establecida entre los cinco grupos geográficos que la componen: África, Asia, Europa del Este, América Latina y el Caribe, y Europa Occidental.