Organismos internacionales piden cese de conflicto en Libia

0
156

Las Oficinas de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Población y Refugiados, la Unicef, el Programa Mundial de Alimentos, la Organización Mundial de la Salud y la Organización Internacional para las Migraciones, pidieron hoy el cese del conflicto en Libia.

En una carta abierta publicada este miércoles aquí, los organismos internacionales indican que el conflicto y la pandemia de Covid-19 representan una amenaza importante para la vida en Libia.

La salud y la seguridad de toda la población del país están en riesgo. Cerca de 400 mil libios han sido desplazados desde el inicio del conflicto hace nueve años, alrededor de la mitad de ellos en el último año, desde que comenzó el ataque a Trípoli, señala el documento.

En ese sentido, denuncian que a pesar de los repetidos llamamientos para un alto el fuego humanitario, incluso por parte del Secretario General de las Naciones Unidas, las hostilidades continúan sin cesar, lo que dificulta el acceso y la entrega de suministros humanitarios.

Los trabajadores humanitarios enfrentan desafíos importantes todos los días para continuar con su misión. La situación de muchos migrantes y refugiados es especialmente alarmante. Las Naciones Unidas han reiterado que Libia no es un puerto seguro, agrega.

La misiva añade que las mujeres y los niños continúan siendo los más afectados por el conflicto armado en curso en Libia, y los hospitales y las instalaciones de salud han sido blanco de bombardeos, lo que ha afectado aún más el frágil sistema de salud en la nación

Hasta el 13 de mayo, había 64 casos confirmados de Covid-19, incluidas tres muertes, en diferentes partes del país. Esto muestra que la transmisión local/comunitaria está teniendo lugar. El riesgo de una mayor escalada del brote es muy alto, advierte.

Al respecto, expresan los firmantes que la seguridad alimentaria, que ya era un desafío, se ve comprometida por la propagación de la pandemia y su impacto socioeconómico en las familias libias.

Igualmente, condenaron recientes ataques a fuentes de suministro de agua, y apoyaron el llamado para un alto el fuego global y una pausa humanitaria para salvar vidas y permitir a las autoridades libias y sus socios dedicar sus energías a detener la propagación de la Covid-19.

La comunidad internacional no debe hacer la vista gorda ante el conflicto en Libia y su efecto catastrófico en los civiles, incluidos los migrantes y refugiados en todo el país, expresa la declaración.

Además, señala la nota que se necesitan fondos con urgencia, incluso para servicios vitales como el Servicio Aéreo Humanitario de las Naciones Unidas.

Entre los firmantes se encuentran el Subsecretario General de las Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, Mark Lowcock; el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, y la Directora Ejecutiva de Unicef, Henrietta Fore.

Completan el listado de signatarios la Directora Ejecutiva del Fondo de Población de la ONU, Natalia Kanem; el Director Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, David Beasley; el Director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, y el Director General de la Organización Internacional para las Migraciones, António Vitorino.