Oposición y militares sudaneses reinician diálogo para transición

0
74

El Consejo Militar de Transición (CMT) y la opositora coalición Fuerza por la Libertad y el Cambio en Sudán reiniciarán las negociaciones para avanzar hacia la transición que instaure un Gobierno civil.

Un breve comunicado del CMT anunció la víspera el reinicio de las conversaciones, las cuales ocurrirán en el palacio presidencial, según el texto, sin dar más detalles.

El proceso de diálogo quedó pospuesto por 72 horas por los castrenses después que esta semana seis personas, cinco civiles y un militar, fallecieron a consecuencia de violentos enfrentamientos en Jartum, la capital, y más de un centenar resultaron heridas.

Los hechos violentos se desencadenaron cuando soldados comenzaron a desmantelar las barricadas puestas por los manifestantes en las calles, quienes reclaman la instauración de un Gobierno civil y el abandono de este por los uniformados.

El Consejo y la oposición lograron el miércoles un acuerdo que definió por tres años la transición política en el país y solo faltaba se hiciera público el documento, que según el general Yasser Atta, esperaba que conformara las ‘aspiraciones del pueblo sudanés’.

Subrayó que todos estuvieron de acuerdo en que el período de transición debía durar tres años y adelantó que en los primeros seis meses los esfuerzos estarán concentrados en firmar un pacto de paz con los grupos armados en regiones de conflicto como Darfur, Kordofán del Sur y Nilo Azul.

La situación se tornó convulsa en Sudán desde finales del pasado año con numerosas protestas por el alza de precios de los alimentos y el combustible, movilizaciones que adquirieron un matiz político al solicitar la renuncia del entonces presidente Omar Hassán al Bashir.

El pasado 11 de abril las circunstancias obligaron al mandatario a dimitir y los militares se hicieron con el poder con la implantación del CMT, que pretendió gobernar por dos años.

Fuerzas de la oposición iniciaron el viernes el desmantelamiento de las barricadas en las calles, pero amenazaron con volver a levantarlas si los militares no reanudaban las negociaciones suspendidas por tres días para continuar el diálogo.

La violencia de lunes y martes de los uniformados contra los manifestantes desencadenó una ola de rechazos, incluido el de Aristide Nononsi, experto independiente de Derechos Humanos de la ONU, quien llamó a la calma y al control de militares y oposición.

El especialista aconsejó a los castrenses a garantizar el derecho de los protestantes de manifestarse en forma pacífica y a expresar sus opiniones sobre el futuro del país, y a la oposición a adoptar las medidas pertinentes a modo de asegurar la tranquilidad y evitar caer en acciones provocativas.