Militares anuncian diálogo para formar Gobierno civil en Sudán

0
193

El consejo militar que gobierna Sudán anunció el comienzo del diálogo con partidos políticos para organizar la transición con vistas a una administración civil, tras la dimisión del presidente Omar al Bashir.

El jefe político del consejo, Omar Zeinalabdin, declaró que las autoridades militares ‘no impondrán nada al pueblo’ y aspiran a crear una atmósfera facilitadora del entendimiento, según la agencia local de noticias SUNA.

Zeinalabdin añadió que la solución para la crisis ‘llegará de los manifestantes y no de las Fuerzas Armadas’.

Somos protectores de las demandas del pueblo, aseguró el militar que desestimó también cualquier intento de permanecer en el poder más allá de los dos años contemplados en la transición.

Mientras tanto, miles de manifestantes desafiaron el toque de queda declarado la víspera y permanecen con la acampada frente a la sede del Ministerio de Defensa en Jartum.

Al Bashir dimitió este jueves tras cuatro meses de protestas y permanece en el Palacio Presidencial bajo una intensa vigilancia militar.

En un discurso en la televisión estatal, el ministro de Defensa y vicepresidente del país, Awad Ibn, confirmó la celebración de elecciones cuando culmine la transición.

Las manifestaciones comenzaron hace cuatro meses contra la subida del precio de algunos productos básicos, pero obtuvieron luego un matiz político contra el gobierno.

Estas se reactivaron el sábado último con miles de personas acampando frente a la sede del Ejército y provocaron 11 muertos según las autoridades.

Más de una veintena de partidos políticos y organizaciones exigían transferir el poder a un consejo soberano y a un Gobierno de transición, que establecería una fecha para celebrar elecciones.

Al Bashir, quien llegó al poder a través de un golpe militar en 1989, anunció su postulación para las elecciones del próximo año y dijo que solo saldría mediante los resultados en las urnas.

Sobre el político sudanés (1944) pesan dos órdenes internacionales de captura por genocidio -una de 2009 y otra de 2010-, crímenes de guerra y contra la humanidad en la región de Darfur, entre 2003 y 2008.