Martin Luther King Jr., invaluable legado y metas sin cumplir

0
199

El Día de Martin Luther King Jr. en Estados Unidos permite recordar el legado de aquel reconocido defensor de los derechos civiles, cuando muchas de sus metas siguen pendientes en este país.

La segregación y la discriminación racial, dos problemas a los cuales se enfrentó el luchador capaz de imaginar y promover un mundo basado en la justicia económica, política y social, persisten en la sociedad norteamericana.

De acuerdo con una encuesta del Centro de Investigación Pew, de 2019, el 45 por ciento de los estadounidenses considera que su nación no ha hecho lo suficiente para otorgar a los negros los mismos derechos que a los blancos.

Además, el 58 por ciento sostiene que las relaciones raciales son ‘generalmente malas’ y el 53 por ciento asegura que están empeorando aún más.

Una reciente investigación del sitio web de finanzas personales WalletHub, a propósito de dicha fecha, determinó los estados de mayor integración racial y aquellos que han logrado el progreso más significativo en ese tema con el tiempo.

Tal estudio comparó los 50 estados y el Distrito de Columbia en cuatro dimensiones clave: empleo y riqueza; educación; compromiso social y cívico; y salud.

Nuevo México, Hawái, Wyoming, Texas y Virginia Occidental ocuparon las cinco primeras posiciones en el concepto mencionado inicialmente, e Illinois, Dakota del Sur, Iowa, Wisconsin y el Distrito de Columbia se situaron al final.

Como los territorios de mayor progreso racial se ubicaron Wyoming, Texas, Mississippi, Georgia y Nueva Jersey, y los más rezagados fueron Nebraska, Vermont, Maine, Dakota del Sur e Iowa.

Para Taylor Branch, profesor universitario y autor de una trilogía sobre la vida de King, sus principales ideas se relacionaban con educación de calidad, vivienda decente y buenos trabajos al alcance de todos.

Durante esta jornada, como ocurre desde 2000 en todo el país de manera oficial, se esperan evocaciones de la obra del excelso activista, merecedor del Premio Nobel de la Paz en 1964.

También, las redes sociales y otros espacios de Internet servirán de soporte a mensajes alegóricos, citas de discursos y momentos cruciales de la vida del reverendo, quien hubiera cumplido 91 años el último 15 de enero.

El Día de Martin Luther King Jr., cada tercer lunes de enero, se convirtió en ley en 1983, y por primera vez se celebró tres años después, aunque algunos estados desconocieron la norma a lo largo de casi una década y media.

‘Debemos aprender a vivir como hermanos, o juntos nos veremos obligados a perecer como imbéciles’, convocó esta legendaria figura de la historia estadounidense, asesinada el 4 de abril de 1968 en Memphis, Tennessee.

La tragedia ocurrió específicamente en el motel Lorraine, en cuyo balcón de la habitación 306 se encontraba King a las 18:01 hora local, cuando una bala disparada por James Earl Ray, a quien culparon del hecho, acabó con su vida.

Ya en aquel momento, según David Farber, profesor de historia de la Universidad de Kansas, el religioso se había convertido en un radical real en Estados Unidos que exigía justicia para los negros y todos los pobres.

Desde años atrás, estaba bajo la constante vigilancia del Buró Federal de Investigaciones, que lo había etiquetado como el hombre ‘más peligroso’ de la nación.

Para diversas voces, sigue siendo esquiva la visión de igualdad racial que King reivindicó en las escaleras del capitalino Memorial a Abraham Lincoln en su conocido discurso Yo tengo un sueño, ante una multitudinaria concentración de seguidores.

No son pocos quienes sostienen que aún hoy en Estados Unidos lo blanco es la identidad esencial de la nación, y la toma del poder del presidente Donald Trump, hace tres años, representa una confirmación de ese criterio.

Al pronunciar su discurso de aceptación del premio Nobel de la Paz, King aseveró que el movimiento por los derechos civiles era el mayor movimiento de liberación de la historia de la humanidad.

De esa forma, se refirió al mundo entero, no solo a los negros, y en muchos sentidos tuvo éxito más allá de lo que podía imaginar, acotó Taylor al mencionar el matrimonio igualitario y los derechos conquistados por las mujeres.

El legado de King también ha sido encarnado en el movimiento Black Lives Matter (Las vidas negras importan) contra la violencia policial hacia los afronorteamericanos y otros grupos más.

Sin embargo, como opinan muchos, todavía está por hacerse realidad el sueño del incasable luchador de igualdad para todos en Estados Unidos, un país que se empeña en dictar normas y recetas a seguir al mundo entero.