La nueva sede de la Unión Africana: tan alta como sus propósitos

0
231

La Unión Africana (UA), organización regional de ese continente hermano, vio la luz formalmente en la ciudad de Durban, Sudáfrica, en julio de 2002.

A tenor de sus renovadas misiones y de la necesaria adaptación integral de sus locales a las condiciones y exigencias del siglo XXI, la UA merecía también una nueva sede. No se trataba de despojar a Addis Abeba de su condición de capital de África, sino de dotarla de un edificio moderno y funcional.

El Gobierno de China, como parte de su multifacética política de acercamiento a África, decidió financiar un nuevo inmueble, edificado en 30 meses, a un costo de 220 millones de dólares y que fuera inaugurado el 28 de enero de 2012 en ocasión de celebrarse la XVIII Cumbre del organismo supranacional.

El diseño concebido para tal propósito estuvo lleno de analogías y muestra de lo anterior es el edificio principal -el más alto de Addis Abeba al momento de su construcción–, pues mide 99,9 metros, en referencia a la fecha de adopción de la Declaración de Sirte, que dio origen a la UA, el 9 de septiembre de 1999.

Una vista aérea de su salón plenario de dos mil 500 capacidades denominado Nelson Mandela, permite apreciar que su estructura elipsoidal asemeja una cabeza y le rodean una armazón semicircular que parecen dos brazos, en alusión a las relaciones de hermandad sino-africanas.

El edificio posee un helipuerto para evitar el intenso flujo vehicular de la urbe etíope en caso de urgencias; en la actualidad se encuentra en construcción un hotel y recientemente se inauguró un centro integral de servicios. Este complejo de la Unión Africana incluye a su antigua sede, donde funcionó la Organización de la Unidad Africana y luego la UA durante más de 40 años.

La instalación es conocida como ‘el viejo edificio’, pero mantiene pleno uso y en sus paredes se atesora la impronta afrocubana salida del pincel del maestro Manuel Mendive, plasmada en cuatro de sus obras pictóricas que fueron donadas a la organización en 2002.

En 2016 fue inaugurado en el terreno aledaño una edificación que acoge las sesiones de la activa Comisión de Paz y Seguridad de la UA, costeado por el Gobierno alemán.

En los jardines de la Unión Africana fue develada en 2012 una estatua en bronce del líder histórico ghanés, Kwame Nkrumah, uno de los padres fundadores del panafricanismo y de la Organización para la Unidad Africana en 1963.

Esa decisión, si bien fue generalmente aceptada, abrió el espacio para otras solicitudes que condujeron a que en febrero de 2019 se inaugurara una estatua del exemperador etíope Haile Selassie, por su contribución a la creación de la primera organización continental, de la que también fue precursor.

Cuba ha desandado salas, oficinas y pasillos de la nueva sede de la UA desde sus comienzos y cuyo salón plenario ha sido testigo de la aprobación de ocho resoluciones contra el bloqueo de Estados Unidos a la isla.

En enero de 2017 se escuchó la voz del primer vicepresidente de los consejos de Estado y de Ministros, Salvador Valdés Mesa, cuando se dirigió a los dignatarios africanos en la inauguración de su XXVIII Asamblea.

Durante la sesión se tributó un sentido homenaje al Comandante en Jefe, Fidel Castro, tras su reciente desaparición física, al ponderar su notable contribución para que África fuese un continente independiente, sin apartheid y en camino al desarrollo.

Cuba ostenta el estatus de Observador Permanente ante la UA a través de un embajador acreditado, debido a que la calidad de Representante ha sido reservada para los 55 países miembros.

La nación antillana, junto a otros países de América Latina y el Caribe, integra la Sexta Región de África dedicada exclusivamente a la diáspora de esa región.

En su renovado espacio citadino, la Unión Africana decide importantes temas que tienen que ver con sus Estados, sus ciudadanos y la diáspora.

La sabiduría ancestral del continente africano se respira en ese recinto, la que ayuda a sortear escollos, encontrar consensos y buscar soluciones durables a sus desafíos.