Inexorable avance de la Covid-19 en Africa: 50 mil contagios

0
155

Traspuestos los umbrales de los 50 mil contagios y los dos mil muertos, la Covid-19 avanza hoy inexorable en Africa, cifras que dan pábulo a temores de expansión incontrolable de la enfermedad en este continente.

El informe de hoy sobre la pandemia en el continente africano registra 51 mil 569 infectados de los cuales dos mil siete fallecieron, cifras discretas comparadas con los devastadores efectos de la enfermedad en Estados Unidos, devenido el epicentro del contagio y los decesos, Europa y Asia.

Pero la aprensión se basa en el alto índice de progresión de los contagios, 42 por ciento de incremento en una semana, con la perenne espada de Damocles de la fragilidad de los servicios de salud en casi todos los 55 estados del área, con la sola excepción de Lesoto, el diminuto enclave sureño, donde no se reportan.

En el capítulo positivo, el de los recuperados, el continente reporta más de 16 mil 300 pacientes de alta tras vencer el contagio.

Las estadísticas oficiales, sin embargo, muestran casos significativos, a saber, que Sudáfrica, con el mayor número de contagiados, siete mil 808, lamenta la muerte de 153 de ellos mientras Argelia, con cuatro mil 997 infectados, reportó hoy a la Organización Mundial de la Salud 476 víctimas fatales.

Otros estados con alta tasa de expansión de la pandemia son Egipto, siete mil 588 contagiados y 469 fallecimientos, y Marruecos, cinco mil 382 y 182, ambos al norte del Sahara; al sur del gran desierto, Nigeria tiene tres mil 145 pacientes y 103 muertes; Ghana dos mil 719 y 18 y Camerún, dos mil 265 y 108.

Diversas fuentes políticas y sanitarias insisten en llamar la atención sobre la necesidad de contener la pandemia en Africa debido a la posibilidad de que esa zona del planeta llegue a sufrir una tragedia sin precedentes: entre tres millones 300 mil y, en el mejor de los casos, 300 mil decesos.

Para colmo de males la plaga de langostas que desde hace semanas se lanzó como una tromba devoradora sobre países del oriente africano sigue su progresión casi sin resistencia debido a que los estados concentran sus esfuerzos y medios en la contención de la pandemia.