Haftar: la crisis libia se resolverá cuando sean eliminados los terroristas

0
80

La solución política del conflicto en Libia será posible cuando sean eliminados todos los grupos terroristas y extremistas, declaró en una entrevista con Sputnik el comandante del Ejército Nacional Libio (ELN), el mariscal Jalifa Haftar.

«Consideramos que es imposible lograr una solución política mientras haya grupos terroristas y extremistas que no creen en el Estado y cuya ideología consiste en que todos los que son infieles hay que cortarles la cabeza», dijo Haftar.

Agregó que «el primer paso hacia cualquiera solución política es acabar con estos grupos, obligarlos a deponer las armas».

«Es lo que estamos haciendo. Luego, los libios podrán comenzar un diálogo con calma, comodidad y, finalmente, alcanzarán una decisión política en un tiempo récord», subrayó.

El mariscal también declaró que el ENL podría tomar el control de la ciudad de Trípoli durante uno o dos días con la ayuda de armas pesadas, pero no quiere hacerlo ya que pretende evitar víctimas civiles.

«Podemos terminar esta guerra en uno o dos días con el uso de armas pesadas, pero esto conducirá a la destrucción de la ciudad y grandes bajas entre la población civil», dijo.

Subrayó que el ENL «pone la seguridad de la población y la ciudad por encima de todo, porque el propósito de esta operación es liberar la capital, no destruirla».

«Queremos salvar a los habitantes de Trípoli de las bandas criminales, y no solo ingresar a la capital a toda costa. Somos un ejército regular, nuestro deber nacional es proteger a nuestros residentes y su seguridad; lo que hacemos es proteger a Trípoli y no atacarla, y nunca hemos querido dañar a los civiles», subrayó Haftar.

El comandante acusó además al Consejo Presidencial del Gobierno de unidad nacional, presidido por Fayez Sarraj, de cumplir las órdenes de los terroristas.

Afirmó que varios miembros del consejo pertenecen a grupos terroristas y todas sus declaraciones son preparadas por los terroristas, mientras que el papel del Consejo «se reduce a firmar una declaración y hacerla pública».

Embargo de armas

Además, Jalifa Haftar llamó a la comunidad internacional a levantar la prohibición de suministrar armas a este país árabe.»Necesitamos armas para combatir el terrorismo y proteger las fronteras, prevenir la migración irregular y el contrabando, proteger nuestra patria de cualquier ataque. Por lo tanto, el embargo al suministro de armas al ejército nacional debe levantarse de inmediato», dijo Haftar a Sputnik.

La falta de nuevas armas hace prolongar el conflicto, señaló.

«Continuar el embargo significa prolongar el terrorismo y la guerra exacerbando sus secuelas. Si no fuera por el embargo, habríamos acabado con el terrorismo hace varios años ya, y no habríamos pagado un precio tan alto por esto», afirmó.

Haftar expresó la esperanza de que Rusia contribuya al levantamiento del embargo, pero reconoció que se necesitaría el consenso de la comunidad internacional.

«Por supuesto, Rusia puede desempeñar un papel eficaz para que se cancele el embargo de armas, pero para aprobar una resolución es necesario contar con la mayoría de los votos en el Consejo de Seguridad de la ONU, así como que no se aplique el veto. Entendemos que la cuestión del embargo no es fácil y requiere el consenso de la comunidad internacional», añadió.

Al mismo tiempo, el mariscal señaló que los grupos terroristas que operan en Libia continúan recibiendo armas pese a las sanciones.

«Cabe señalar que, a pesar del embargo, una variedad de armas se entregan abiertamente por aire y mar a grupos terroristas y grupos armados en Libia. Por un lado nos sorprende cómo la comunidad internacional lo permite, y por el otro, llama a luchar contra el terrorismo», dijo.

Según Haftar, el Ejército libio sigue usando armas de fabricación rusa, que necesitan mantenimiento y modernización.

«Estas armas fueron importadas bajo contratos en las últimas décadas. Están obsoletas, requieren de constante mantenimiento, utilizamos los servicios de especialistas en este ámbito», afirmó.

Elecciones presidenciales

Haftar expresó que aún considera prematuro hablar de elecciones presidenciales en Libia.

«Ahora, cuando llevamos a cabo una amplia guerra de liberación, es prematuro hablar sobre elecciones presidenciales», subrayó.

Al comentar los supuestos planes de Saif Islamhijo del exlíder libio Muamar Gadafi, de participar en las elecciones, Haftar indicó que no mantiene contactos con él.

Agregó que el hijo de Gadafi tendrá derecho a postularse como candidato a la presidencia «si hay fundamentos legales».

Saif Islam fue encarcelado en noviembre de 2011, un mes después del asesinato de su padre, y en junio de 2017 fue puesto en libertad por la milicia Abu Bakr al Siddiq, en virtud de la amnistía declarada por el Parlamento de Libia.

Varios días después, la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) llamó a arrestar a Saif Islam.

Sin embargo, a finales de 2017, el portavoz de la familia Gadafi, Basem Hashimi Sul, informó a Sputnik que Islam planea postularse para el cargo de presidente de Libia, lo que hizo oficialmente en marzo de 2018.

Libia continúa sumida en una crisis desde que el derrocamiento de su líder histórico, Muamar Gadafi, en 2011, derivara en violentos enfrentamientos entre facciones rivales, la aparición de grupos yihadistas y de mafias que se dedican al tráfico de migrantes irregulares de África a Europa.

Desde finales de marzo de 2016 en Trípoli funciona el Gobierno de Unidad Nacional, reconocido como legítimo por el Consejo de Seguridad de la ONU y presidido por Fayez Sarraj.

No obstante, este Ejecutivo no cuenta con el apoyo de la Cámara de Representantes, parlamento unicameral con sede en la ciudad de Tobruk (este), que proclamó su propio Gobierno, apoyado por el Ejército Nacional Libio al mando del mariscal Jalifa Haftar.

A principios de abril pasado, Libia entró en una nueva espiral de violencia después de que Haftar ordenara una ofensiva contra Trípoli para «liberarla de terroristas».

Las fuerzas leales al Gobierno de Unidad Nacional respondieron con la operación Volcán de Ira dirigida contra las tropas de Haftar.