Fuerza conjunta en el Sahel ocupa sesión del Consejo de Seguridad

0
115

El Consejo de Seguridad de la ONU desarrolla una sesión sobre paz y seguridad en África dedicada a la fuerza conjunta del llamado Grupo de los Cinco para el Sahel (Burkina Faso, Chad, Mali, Mauritania y Níger).

Según el programa establecido, se esperan los reportes de la subsecretaria general de la ONU para África, Bintou Keita, y del ministro de Relaciones Exteriores y Cooperación de Burkina Faso, Alpha Barry, quien ocupa la presidencia rotativa de G5-Sahel.

De acuerdo con lo programado, Keita informará sobre el más reciente informe del secretario general de la ONU, António Guterres, referido a la fuerza conjunta G5-Sahel, que desde enero de este año ha realizado cuatro operaciones, después de suspenderlas temporalmente tras el ataque de junio de 2018 contra su sede en Sevare, Mali.

En la actualidad se realizan esfuerzos para activar la fuerza por completo, ya que la seguridad, particularmente en Mali y Burkina Faso, se deteriora con los ‘efectos secundarios’ de la situación en los países vecinos no pertenecientes al G5-Sahel, incluidos Costa de Marfil, Togo y Benin.

Otro de los factores que complejizan la escena se derivan de lo que ocurre en Burkina Faso, donde en diciembre pasado el Gobierno declaró el estado de emergencia en 6 de sus 13 regiones, debido a la creciente violencia entre las comunidades y la mayor presencia de grupos terroristas y grupos armados.

El tema del financiamiento y los recursos para apoyar la fuerza conjunta ocuparán -además- los debates.

Durante su misión de visita del 21 al 25 de marzo en Mali y Burkina Faso, los miembros del Consejo de Seguridad examinaron el estado operacional de la fuerza conjunta y el deterioro de la situación de seguridad en el Sahel.

La fuerza del G5-Sahel fue establecido en febrero de 2017 para combatir a los grupos terroristas y criminales en esa zona, y todavía hoy demanda grandes esfuerzos de generación de recursos de financiamiento pues no alcanza la plena capacidad operativa, indican reportes de la ONU.

Por ello, la Misión de Estabilización Integrada Multidimensional de las Naciones Unidas en Mali (Minusma) continúa brindándole apoyo logístico según lo establecido en la resolución 2391, aprobada en el Consejo de Seguridad en el 2017.