Exigen en Sudán que militares traspasen poder gubernamental a civiles

0
167

Fuerzas opositoras sudanesas reiteraron su llamado a que el gobernante Consejo Militar de Transición (CMT) transfiera el poder, sin condiciones previas, a una autoridad integrada por civiles.

La coalición de organizaciones cívicas y partidos políticos, agrupados en la Alianza para la Libertad y el Cambio (ALC), realizaron también otros pedidos que condicionan la reanudación del interrumpido diálogo entre las partes en conflicto, difundió el portal noticioso Africa News.

Entre esas peticiones sobresale la exigencia al CMT de que este organismo y los involucrados en graves delitos a partir del 11 de abril, fecha en que dimitió el entonces presidente Omar Hassan al-Bashir, rindan cuentas sobre violentos actos cometidos.

Fuerzas de seguridad sudanesas fueron acusadas por organizaciones opositoras en los últimos días de ultimar en esta capital a más de un centenar de manifestantes, sin embargo el CMT asegura que esa cifra es de 61 occisos.

La ALC exige, además, que las denominadas milicias Janjawed, integradas en las militarizadas Fuerzas de Despliegue rápido, entreguen sus armas y cesen en sus ataques contra manifestantes.

Tales demandas se dan luego de que la Unión Africana (UA) suspendió la víspera de esa organización a Sudán hasta que en este país se instaure una autoridad de transición controlada por civiles.

La organización continental reclamó, además, que cesen los actos de violencia contra civiles, y que el poder gubernamental provisional resuelva la profunda crisis política en que está sumido Sudán.

Con la finalidad de mediar en el conflicto entre el CMT y la Alianza para la Libertad y el Cambio, precisamente este viernes llegó a esta coidad el primer ministro de Etiopía, Aby Ahmed.

El visitante, quien se reunirá con representantes del CMT y la oposición, tiene entre sus propósitos ‘establecer rápidamente una Autoridad de Transición liderada por civiles’.

Sudán vive sumido hoy en un crispado clima de tensiones, acrecentadas tras protestas sociales por mejoras económicas y sociales a partir de diciembre último, y la dimisión del exgobernante Al-Bashir.