El ultraderechista Wilders recurre su condena por incitar a la discriminación

0
258

El líder de extrema derecha holandés, Geert Wilders, ha interpuesto este martes un recurso contra la sentencia emitida en diciembre en la que se le acusa de incitar a la discriminación y ha denunciado que el juicio estuvo influenciado por cuestiones políticas.

El partido ultraderechista que lidera Wilders, Partido por la Libertad, fue el segundo más votado en las elecciones de marzo. Sin embargo, Wilders quedó fuera de las negociaciones para forjar una coalición con los principales partidos del país y ahora lidera a la oposición en el Parlamento.

El caso contra Wilders, de 54 años, se abrió a raíz de un mitin político celebrado en 2014 en el que permitió que sus seguidores cantasen al unísono que querían “¡menos, menos, menos!” personas de origen marroquí en el país, a lo que Wilders respondió con una sonrisa y agregó: “nos ocuparemos de eso”.

Por tanto, un tribunal holandés determinó que Wilders era culpable de lanzar este mensaje, pero no se estimó ninguna sentencia firme contra él y acabó siendo absuelto por el cargo de incitación al odio. El veredicto del juicio, que concluyó con la imposición de una multa de 5.000 euros sin condena a privación de libertad, también será recurrido.

El abogado de Wilders, Jan Knoops, ha declarado en el tribunal que el veredicto de los jueces ha sido un “golpe fatal” a la libertad de expresión y ha definido el proceso judicial como “un punto bajo”.

Esta semana los jueces oirán los argumentos de apelación que aporten ambas partes antes de que se retome el caso completo en mayo. Las audiencias tendrán lugar ante un tribunal especial de alta seguridad.

Wilders lleva viviendo desde 2004 bajo custodia vigilada las 24 horas del día para protegerle de las amenazas de muerte recibidas por milicianos islamistas.

En Países Bajos, que cuenta con una población de 17 millones, residen unas 400.000 personas de origen marroquí. El sentimiento antiinmigración ha crecido en los últimos años entre la población holandesa, al igual que ha ocurrido en otros países de la Unión Europea como en Alemania o en Francia.

Wilders ha hecho un llamamiento a que las fronteras se mantengan cerradas para las personas provenientes de países musulmanes, al tiempo que ha solicitado que se cierren varias mezquitas.

En 2011 ya se desestimó el intento de iniciar un procedimiento judicial contra Wilders por sus declaraciones antiislámicas, cuando comparó el Islam con la ideología nazi o pidió la prohibición del Corán