Etiopía cuestiona desempeño de EE.UU. en diálogo sobre presa GERD

0
78

El gobierno de Etiopía cuestionó el desempeño de Estados Unidos en las negociaciones tripartitas acerca de la Gran Presa del Renacimiento Etíope (GERD, siglas en inglés), revelaron los medios de comunicación de la nación africana.

Tanto EE.UU. como el Banco Mundial están interesados en redactar un acuerdo, lo que está fuera de su papel como observadores, declaró el ministro de Relaciones Exteriores, Gedu Andargachew, según el reporte de Fana Broadcasting Corporate.

Egipto y EE.UU. quieren llegar a un acuerdo pronto, pero necesitamos más tiempo para celebrar consultas con las partes nacionales interesadas, explicó en conferencia de prensa, al referirse a la inasistencia de Etiopía a la última ronda ministerial.

Andargachew, además, exhortó a los mediadores a cumplir sus responsabilidades de manera clara y resuelta en las conversaciones entre Egipto, Etiopía y Sudán, para contribuir a lograr un convenio justo para las tres naciones.

Etiopía, aseguró, quiere que EE.UU. y el Banco Mundial jueguen un papel constructivo e influyan en las partes para que lleguen a un acuerdo por iniciativa propia. Cualquier otra actitud no beneficiaría el proceso que emprendimos.

La negociación es el único medio para llegar a un acuerdo, dijo el canciller, quien declaró que Etiopía no aceptará ninguna presión y actuará en concordancia con sus objetivos e intereses de desarrollo, sin ánimo de perjudicar a terceros.

Durante la negociación, Sudán demostró su firme apoyo a la presa, es Egipto el que tiene interés en tomar la hegemonía en el río Nilo, aseveró, de acuerdo con la propia televisora.

Tenemos el derecho de sacar al país de la pobreza, utilizando nuestros recursos naturales, y estamos construyendo la hidroeléctrica con las medidas de seguridad necesarias para no causar daños significativo a los países aguas abajo, señaló.

En 2011, comenzó la construcción de la represa, megaproyecto de Etiopía que causó diferencias principalmente entre las autoridades egipcias y etíopes, las cuales iniciaron negociaciones en 2014 junto con Sudán para convenir cómo explotarla.

Desde noviembre último, los tres países negocian con mayor intensidad las normas de llenado y utilización de la GERD, con el Departamento del Tesoro de EE.UU. y el Banco Mundial en calidad de observadores.

Aunque hay acuerdos sobre muchos temas, continúan sin solución problemas técnicos y legales, y a principios de febrero último las tres naciones acordaron en Washington, capital estadounidense, continuar las consultas hasta llegar a un acuerdo final.

La ejecución de la obra, según fuentes oficiales, ya marcha al 71 por ciento y, una vez finalizada, generará seis mil megawatts – equivalente a seis centrales nucleares-, cifra que la convertirá en la más potente de África.

Durante la misma conferencia, agrega Fana Broadcasting Corporate, el ministro de Agua, Riego y Energía, Seleshi Bekele, informó que el llenado del embalse comenzará en julio venidero y, al finalizar ese mes, deben estar acumulados cuatro mil 900 millones de metros cúbicos de agua.

Entre febrero y marzo del próximo año la presa comenzará a generar energía, apuntó Bekele