Enviado de la ONU para Libia alerta del peligro que representa una guerra civil

0
84

El enviado de la ONU para Libia, Ghassan Salamé, declaró que el país se encuentra al borde de una guerra civil que podría durar años y atentar contra su integridad territorial.

El funcionario denunció además que el ataque de las tropas del mariscal Jalifa Haftar contra Trípoli «ya provocó un gran número de víctimas y destrucciones».

«Libia está apunto de entrar en una guerra civil, que puede provocar como consecuencia una división inevitable del país, se necesitarán años para reparar el daño causado hasta ahora, y eso sería únicamente en el caso de que la guerra terminase», dijo Salamé, citado por la misión de Naciones Unidas en el país (UNSMIL).

El enviado especial llamó a castigar a todos aquellos que utilizan la guerra para saldar sus cuentas personales y políticas.

Actualmente en Trípoli funciona el Gobierno de unidad nacional, reconocido como legítimo por el Consejo de Seguridad de la ONU, presidido por Fayez Sarraj, y en funciones desde el 31 de marzo de 2016.

Libia continúa sumida en una crisis desde que el derrocamiento de su líder histórico, Muamar Gadafi, en 2011, derivó en violentos enfrentamientos entre facciones rivales, el surgimiento de grupos yihadistas y mafias que se dedican al tráfico de migrantes irregulares de África a Europa.

No obstante, ese Ejecutivo en Trípoli no es considerado legítimo por la Cámara de Representantes, parlamento unicameral con sede en la ciudad de Tobruk (este), con un gobierno propio y apoyado por el Ejército Nacional Libio.

El pasado 4 de abril, Libia entró en una nueva espiral de violencia después de que el comandante del Ejército Nacional Haftar ordenara una ofensiva contra Trípoli para «liberarla de terroristas».

Tres días más tarde, las fuerzas leales al Gobierno de unidad nacional anunciaron la operación Volcán de Ira contra las tropas del mariscal.

Esta última escalada ha provocado unos 450 muertos y más de 2.000 heridos, según datos de la Organización Mundial de la Salud.