En medio de tensiones comerciales, África anhela desarrollo endógeno

0
56

Por Ivette Fernández Sosa

En un contexto matizado por conflictos comerciales entre las mayores economías del mundo, el continente africano apuesta por mirarse a sí mismo como un ente impulsor de su propio desarrollo.

El Tratado de Libre Comercio Africano (AfCFTA, por sus siglas en inglés), que concretó hace pocos días el último paso para su nacimiento oficial con la adhesión de Nigeria, persigue a todas luces ese propósito.

Si bien no entrará plenamente en vigor hasta dentro de un año, varios organismos ponderan su validez como un instrumento para impulsar el comercio interregional que representó solamente el 15 por ciento entre 2015 y 2017, según datos de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (Unctad).

Este indicador es uno de los más bajos del orbe si se le compara con el 47 por ciento en América, el 61 por ciento en Asia y el 67 por ciento en Europa, reveló además el organismo.

Cuando se aplique la liberalización arancelaria plena, la Zona hará aumentar el comercio intraafricano en un 33 por ciento, lo que atraerá más inversiones y creará oportunidades de mercado para fomentar la industrialización del continente por medio de cadenas de valor regionales, calculó la Unctad.

La organización estimó también que el Producto Interno Bruto (PIB) de la mayor parte de los países africanos aumentaría entre un uno y un tres por ciento una vez eliminados todos los aranceles.

Con un mercado de mil 200 millones de personas, AfCFTA es considerada ya como la mayor área de comercio libre del mundo.

Uno de sus objetivos fundamentales estriba en la eliminación de los aranceles en un 90 por ciento para la mayor parte de los bienes de consumo en un comercio que involucra a 55 países y cuyo PIB conjunto asciende a unos 3,4 billones de dólares.

Algunos analistas sostienen que la coyuntura actual es bastante favorable para el continente africano tomando en cuenta que mientras los flujos globales de inversión extranjera directa (IED) se redujeron un 13 por ciento en 2018, el continente experimentó un crecimiento del 11 por ciento frente a los registros de 2017.

Los flujos dirigidos al continente se elevaron a 46 mil millones de dólares durante el pasado año, estableció Unctad, en una muestra de que para los inversores este territorio se ha vuelto apetecible.

Asimismo, mientras a nivel mundial la demanda de carga aérea se contrajo un 3,4 por ciento en mayo de 2019, en África las aerolíneas lideraron el crecimiento por tercer mes consecutivo con un incremento del ocho por ciento interanual.

Según la Asociación de Transporte Aéreo Internacional continúa en África la tendencia positiva de crecimiento que la región registra desde mediados de 2018.

No obstante estos buenos números, expertos resaltan que los escollos latentes no son desdeñables al tratarse de una de las regiones más desiguales del planeta.

La disparidad en relación al desarrollo de los diferentes países involucrados en el acuerdo hace prever que las economías más avanzadas del continente, como las de Sudáfrica, Nigeria, Kenia y Egipto serán las más beneficiadas y consideran que los más pobres podrían ser vulnerables en materia fiscal.

Múltiples dudas subsisten en relación al acuerdo, entre ellos, cómo funcionaría la inserción de los diferentes países dentro de las cadenas de valor con los principales inversores dentro de los que se halla China, y la coexistencia de AfCFTA con múltiples alianzas ya establecidas dentro del continente.

En un territorio de duros contrastes, en el que se calculan se encuentren el 80 por ciento de las reservas mundiales de coltán y el 57 por ciento de las de oro, viven 256 millones de personas que padecen por hambre, según Naciones Unidas.

Asimismo, de las 650 millones de personas que carecerán de acceso a la electricidad en 2030, se estima que el 90 por ciento pertenecerá al África subsahariana, de acuerdo con un informe divulgado por la Agencia Internacional de Energías Renovables.

Y, según cálculos de la Organización Internacional del Trabajo, en esta misma zona el 50 por ciento los trabajadores en el nivel más bajo de la escala salarial recibe sólo el 3,3 por ciento de los promedio pagado a los trabajadores en el continente.

Con estos desafíos, según sostuvo el Secretario General de la Unctad, Mukhisa Kituyi, AfCFTA es un logro para la historia de integración regional del continente y se prevé que genere importantes beneficios.

Importante beneficios, dijo, en una tierra que por su historia y riquezas los merece.