Elecciones presidenciales de Argelia serán el 4 de julio

0
143

Argelia celebrará elecciones presidenciales el 4 de julio como parte de la transición política tras la renuncia de Abdelaziz Bouteflika, anunció una fuente oficial al comentar un decreto del nuevo jefe de Estado interino, Abdelkader Bensalah.

De acuerdo con la agencia estatal APS, Bensalah firmó este miércoles un edicto mediante el cual convocó a comicios presidenciales para la mencionada fecha, justo un día después de su designación por las dos cámaras del Parlamento y de manifestaciones callejeras de rechazo a su nombramiento.

Poco después de su juramentación, el hombre que conducirá los destinos de Argelia por un periodo máximo de 90 días suscribió el documento, aunque la información se dio a conocer hoy coincidiendo con llamados a la contención de los manifestantes por parte del alto mando del Ejército.

En su discurso de inauguración Bensalah prometió realizar una elección ‘transparente, honesta y regular’, a pesar de lo cual ayer y hoy salieron a la calle numerosos manifestantes a mostrarle rechazo y exigir un ‘cambio radical’ del sistema que personificó Bouteflika y del cual él formó parte.

La designación del ahora mandatario se efectuó el martes en apego al artículo 102 de la Constitución que contempla el otorgamiento al presidente del Consejo de la Nación (Cámara alta) del puesto del jefe de Estado por un periodo máximo de 90 días en caso de dimisión o deceso de su antecesor.

En ese lapso, el gobernante en funciones debe convocar a comicios a los cuales tiene vetado presentarse como candidato.

Precisamente, el jefe del Estado Mayor del Ejército, general Ahmed Gaid Salah, quien fue el primero en sugerir la aplicación del artículo 102, instó hoy a la ciudadanía que se moviliza en las calles contra el ‘sistema’ que instaló Bouteflika a tener ‘paciencia’ y respetar el proceso de transición.

Gaid Salah, también viceministro de la Defensa Nacional nombrado por el ya expresidente, reiteró el apoyo a las legítimas demandas de quienes se manifestaron en las calles, pero pidió aceptar los tiempos de la transición, un proceso que describió como ‘bisagra histórica y crucial’.

‘El Ejército acompañará esta etapa de transición y velará por que el avance de esta fase marche por la senda de la confianza recíproca entre el pueblo y su Ejército, y por la transparencia e integridad’ de dicho proceso, subrayó el jefe militar.

Acto seguido, respondió a los promotores de manifestaciones, en particular a los jóvenes que piden desinstalar todo el sistema de gobierno anterior, afirmando que es ‘irresponsable y poco realista’ querer gestionar este período transitorio ‘sin instituciones’.

Esta fase ‘requiere y obliga a todos los hijos del pueblo argelino a respetar durante el período de transición un conjunto de mecanismos’ constitucionales, agregó en referencia a la designación de Bensalah, muy criticado por opositores políticos y gran parte de la ciudadanía.

Por otro lado, el jefe del Ejército denunció que ‘actores extranjeros’ a los que evitó identificar, pero que tienen ‘antecedentes históricos en nuestro país intentaron obligar a algunos individuos a conducir al país hacia un vacío constitucional y destruir las instituciones del Estado’.