El Pentágono teme perder la «libertad de maniobra» en África por la creciente influencia de Rusia y China

0
103

Anteriormente, el asesor de seguridad nacional de los EE. UU., John Bolton, acusó a Moscú y Beijing de intentar «deliberadamente y agresivamente» intentar extender su influencia «depredadora» sobre el continente africano, y dijo que todos los esfuerzos de los EE. UU. en la región.»

El testimonio escrito del Congreso del Cuerpo de Infantería de Marina, Thomas Waldhauser, ex jefe del Comando de África de los Estados Unidos (AFRICOM) y el general del ejército Stephen Townsend, quien lo reemplazó en el puesto a fines del mes pasado, muestra preocupaciones crecientes entre el Pentágono sobre el crecimiento de Rusia y China. La influencia diplomática, económica y militar sobre África, informó The Intercept.

Solo por estadísticas, China parece ser el «problema» prospectivo más grande para Washington, dado el enorme comercio de $ 170 mil millones del país con el continente en 2017 (en comparación con $ 39 mil millones para los Estados Unidos el mismo año), y la membresía de 39 de los países africanos. 54 estados como socios en el ambicioso plan de infraestructura de Belt and Road de China. El comercio ruso con el continente ascendió a $ 17.4 mil millones en 2017, con proyectos centrados en energía nuclear, tecnología, petróleo y gas, y se ha triplicado desde 2009. Una tendencia similar se ha observado en la influencia cultural rusa y china, según El Pentágono, con los Institutos Confucio patrocinados por el gobierno chino y la Fundación Rusia Russkiy Mir, dijo que operaba en 20 y nueve países africanos, respectivamente. Las ventas de armas rusas y chinas, los acuerdos de seguridad, las operaciones de contratistas militares privados y las perspectivas de más bases chinas en el continente junto con la base existente en Djibouti son otra preocupación, teme AFRICOM.
Si bien el testimonio público de los Servicios Armados del Senado del general Waldhauser se centró principalmente en los esfuerzos de Rusia en la República Centroafricana, Argelia, Libia y Sudán, The Intercept señaló que sus respuestas escritas también mencionaron a otros seis países ‘susceptibles’ a supuestos «esfuerzos de explotación rusos», incluidos Angola, Guinea, Guinea-Bissau, Mali, Mauritania y Túnez.

Haciéndose eco de las afirmaciones anteriores del asesor de seguridad nacional de Trump, John Bolton, acerca de que Rusia proporcionó asistencia militar a cambio de varias asociaciones económicas, Waldhauser enfatizó que AFRICOM estaba trabajando «con una gran cantidad de socios para ser el socio militar elegido en África», sin especificar la naturaleza exacta de Actividades de los Estados Unidos.

China amenaza con expulsar a los militares estadounidenses

En lo que respecta a China, Waldhauser advirtió que el país podría inhibir el acceso militar de Estados Unidos a África «dentro de la próxima década», a medida que el país se mueve para expandir su huella militar en el continente.

«China está trabajando activamente con socios africanos para abrir nuevas bases en varios lugares del continente», escribió. «Al trabajar con otras naciones [africanas] … podremos asegurarnos de que cuando China o Rusia obtengan acceso militar a puertos, bases o espacio aéreo, no puedan aprovechar al máximo ese acceso para amenazar la libertad de maniobra de Estados Unidos en África y sus alrededores «, subrayó el general.

Mientras tanto, Townsend apuntó a la ayuda militar de China al continente, al comentar sobre la necesidad de señalar la superioridad de los sistemas de armas fabricados por los EE. UU. A los socios africanos de los EE. UU. «China ha proporcionado a Nigeria sistemas aéreos no tripulados armados … pero la mala calidad de las plataformas ha contribuido a un uso poco frecuente. El bajo costo y los plazos de entrega cortos incitan a los socios africanos a comprar equipos chinos, pero las compras con frecuencia no abordan la necesidad militar subyacente. Necesitamos contar esta historia en mayor medida ”, escribió.

Poderes externos «Influencia perjudicial»

Al comentar sobre el testimonio de altos funcionarios del Pentágono, Temi Ibirogba, un investigador centrado en asuntos africanos en el Centro de Política Internacional, un grupo de expertos con sede en Washington, acusó al general Waldhauser de hipocresía. «La afirmación de Waldhauser … de que las potencias no africanas tienen una influencia perjudicial en África es cierta, y Estados Unidos es una de esas potencias», enfatizó, y agregó que, particularmente en las últimas dos décadas, la política exterior «excesivamente militarizada» de Washington se correlaciona a un aumento de la violencia en el continente en lugar de la disuasión «.

«Los funcionarios estadounidenses parecen tener la falsa percepción de que la política exterior estadounidense es amada y bienvenida por los africanos, pero en realidad son los chinos los que están ganando allí en este momento», enfatizó.

Estados Unidos ha emprendido docenas de campañas, incluidas operaciones de cambio de régimen, golpes de estado y ataques militares directos en África desde la Guerra Fría, cuando luchó por el control ideológico y geopolítico del continente con la URSS a medida que los países obtuvieron su independencia del europeo. potencias coloniales a partir de la década de 1950. Estas operaciones han continuado hasta el presente, con Estados Unidos manteniendo una presencia de tropas en más de una docena de países africanos, incluidos Camerún, Níger y Somalia, junto con al menos 34 bases militares, incluida la infraestructura para ataques con aviones no tripulados. Estados Unidos ha afirmado que muchas de sus operaciones actuales tienen como objetivo combatir el terrorismo. Sin embargo, un informe reciente del propio Centro de Estudios Estratégicos de África del Pentágono ha demostrado que la violencia islamista en el continente ha experimentado un aumento dramático en los últimos años, a pesar de una mayor presencia de tropas.