Egipto mira con pesimismo las negociaciones sobre la presa etíope

0
70

Egipto calificó hoy de intransigente la postura de Etiopía sobre la polémica presa que construye en el Nilo Azul, por lo que mira con pesimismo las conversaciones reanudadas esta semana entre ambos países y Sudán.

El documento presentado por Addis Abeba el pasado jueves y rechazado por las otras dos delegaciones es poco sólido desde el punto de vista técnico y legalmente inadecuado, comentó el portavoz del ministerio egipcio de recursos hídricos, citado por Ahram on line.

Según el vocero, de implementarse la propuesta, anularía todos los acuerdos construidos de manera conjunta entre las tres naciones durante casi una década de pláticas.

En virtud de la misma, Etiopía disfrutaría del derecho a establecer unilateralmente las reglas acerca del llenado y la operación de la represa, que han motivado la larga desavenencia sin tener en cuenta los intereses de sus vecinos aguas abajo, los cuales quedarían desprotegidos ante posibles daños, precisó el experto.

Este texto confirma que la parte etíope carece de la voluntad política necesaria para concluir un acuerdo justo sobre la gran presa del renacimiento y revela su intención de explotar los recursos hídricos transfronterizos sin restricciones y sin tener en cuenta el criterio de los estados colindantes, puntualizó el portavoz.

Tal posición -añadió- es desafortunada y contradice el espíritu de cooperación y buena vecindad que debe gobernar en las relaciones entre los territorios ribereños y otros países africanos.

Esta semana delegaciones de Egipto, Etiopía y Sudán reanudaron los diálogos vía Internet en torno a la presa.

Tras el fracaso de las citas en Washington, Addis Abeba -inconforme con el consenso elaborado y con el rol desempeñado por la Casa Blanca- anunció que llenaría la primera parte del depósito sin causar perjuicios a sus vecinos aguas abajo (corre de sur a norte), postura que rechazaron El Cairo y Sudán, quienes demandan firmar antes un consenso.

El gigante árabe de 100 millones de habitantes teme que la puesta en marcha de la represa disminuya su cuota del líquido, insuficiente actualmente para abastecer a su población en franco crecimiento.

Mientras, Addis Abeba apuesta al megaproyecto para exportar energía al resto del continente, al tiempo que Sudán -que ha fungido en los últimos tiempos como una suerte de mediador- puede inclinar la balanza, afirmaron analistas.

El Consejo Nacional de Seguridad de Egipto pidió sellar un trato lo antes posible por considerar que existen suficientes referentes para ello y exigió a Etiopía descartar cualquier acción unilateral referida al proceso de llenado del embalse, la manzana de la discordia.

El Nilo, llamado Blanco en ciertos tramos, recibe en territorio sudanés las aguas del Azul nacido en Etiopía y sobre el cual se edifica el dique, el mayor de su tipo en África.

La defensa del río resulta cuestión existencial para los habitantes de Egipto, un país eminentemente desértico, cuya vida gira en torno al torrente desde sus orígenes.