EE.UU.: presión por reformas a un mes de asesinato de George Floyd

0
169

La presión por reformas en el sistema policial de Estados Unidos persiste hoy, un mes después del asesinato de George Floyd, hecho que desató una ola de indignación y puso al mundo a reflexionar sobre el racismo.

Los reclamos de las protestas surgidas tras la ejecución de Floyd por un policía blanco de Minneapolis el pasado 25 de mayo comienzan a convertirse en reformas judiciales y policiales aquí, con iniciativas tanto a nivel federal, como estatal y local.

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, debatirá este jueves un paquete que presentaron semanas atrás y que insiste en cambios en las leyes de responsabilidad de los policías.

Entretanto, los legisladores de la fuerza azul bloquearon la víspera un proyecto de ley republicano destinado a modificar las prácticas policiales, calificando la propuesta de inadecuada.

El Senado votó 55-45 en un paso de procedimiento para iniciar el debate sobre la iniciativa impulsada por el republicano Tim Scott de Carolina del Sur.

Pero en la Cámara alta el centro del punto muerto estuvo en el desacuerdo sobre el alcance del gobierno federal en los departamentos de policía estatales y locales, así como en aspectos referidos a la protección legal.

Según reportes de medios locales, el movimiento de manifestaciones extendidas a más de un millar de ciudades grandes y pequeñas del país consiguió avances y promesas en al menos 16 de los 50 estados de la Unión, con la presentación en esas legislaturas de 159 proyectos vinculados a reformas policiales o judiciales.

Tal vez desde la guerra de Vietnam no ha habido un movimiento popular en las calles como este, afirmó recientemente en entrevista con Prensa Latina Mel Reeves, editor del periódico Minnesota Spokesman-Recorder (MSR) y autor del blog Fight The Power Journal.

Entretanto, la policía de Louisville, en Kentucky, anunció ayer la expulsión del agente que mató hace tres meses a la también afroamericana Breonna Taylor durante un allanamiento a su casa sin previo aviso.

Las masivas protestas inundaron las calles luego de la divulgación de un video captado por un celular que reveló cómo murió Floyd cuando el policía blanco Derek Chauvin lo redujo en el piso y le comprimió su cuello durante casi nueve minutos, pese a que gritaba que no podía respirar.

Chauvin y otros tres oficiales que participaron en el arresto del afroamericano fueron expulsados de la policía y acusados, el primero por asesinato en segundo grado y los restantes por complicidad, lo cual se considera el logro inicial de las protestas.

El jefe de la Policía de Minneapolis, Medaria Arradondo, admitió en un comunicado que la trágica muerte de Floyd ‘no se debió a la falta de entrenamiento, el entrenamiento ocurrió. Chauvin sabía lo que estaba haciendo’.