Diplomático nigeriano jura como presidente de Asamblea General

0
52

El diplomático nigeriano Tijjani Muhammad-Bande juró el cargo de presidente de la Asamblea General de la ONU en su 74 período de sesiones, que comienza oficialmente mañana.

En ceremonia efectuada ese lunes, Muhammad-Bande recibió el mazo con el cual presidirá las reuniones del mayor organismo de Naciones Unidas de la mano de su antecesora, la diplomática ecuatoriana María Fernada Espinosa.

Además, el diplomático nigeriano se comprometió a defender los pilares de la organización multilateral.

El secretario general de la ONU, António Guterres, destacó cómo en la Asamblea General se tratan los temas más importantes para la humanidad, las cuestiones mundiales que necesitan de soluciones globales.

La Asamblea, insistió, es la plataforma para generar consenso por el bien común.

Guterres también destacó la labor realizada por la diplomática ecuatoriana María Fernanda Espinosa, la cuarta mujer presidenta de la Asamblea y la primera latinoamericana. 

Con su liderazgo ha sido una gran defensora del multilateralismo y ha logrado que la ONU sea más relevante para todos, resaltó Guterres.

Del mismo modo, expresó gran interés por trabajar con Muhammad-Bande y luchar por construir un mundo pacífico para todos, en un planeta saludable.

Por su parte, Espinosa se refirió a la necesidad de que el diplomático nigeriano continúe impulsando la agenda de igualdad de género, así como la revitalización de la Asamblea General.

Según ya informó Muhammad-Bande, durante su presidencia al frente del mayor organismo de Naciones Unidas se enfocará principalmente en tres temas: erradicación de la pobreza, educación de calidad e inclusión.

Asimismo, se comprometió a seguir progresando en temas de paridad de género dentro de la organización multilateral.

El diplomático, de 62 años, se convirtió en el segundo nigeriano en ocupar el cargo, luego de Joseph Nanven Garba, quien encabezó la Asamblea General en 1989.

La presidencia de ese organismo de la ONU cambia cada año por medio de una rotación establecida entre los cinco grupos geográficos que la componen: África, Asia, Europa del Este, América Latina y el Caribe, y Europa Occidental.