Denuncian ataques recurrentes contra centros de salud en Libia

0
69

El representante especial del secretario general de la ONU para Libia, Ghassan Salame, condenó en términos enérgicos lo que describió como un patrón claro de ataques despiadados contra trabajadores e instalaciones de salud.

De acuerdo con un comunicado difundido aquí, desde el comienzo de la ofensiva en Trípoli a principios de abril, se registraron más de 37 ataques contra trabajadores e instalaciones de salud.

Esas agresiones han resultado en 11 muertes y lesiones en más de 33 personas, aunque el número real puede ser significativamente mayor, indica el texto.

Salame recalcó que agredir intencionalmente a los trabajadores de salud, las instalaciones médicas y las ambulancias es un crimen de guerra, y cuando se comete como parte de ataques generalizados o sistemáticos dirigidos contra cualquier población civil, puede constituir un crimen de lesa humanidad.

No nos quedaremos de brazos cruzados al ver cómo médicos y paramédicos son atacados diariamente mientras arriesgan sus vidas para salvar a otros. No escatimaremos esfuerzos para garantizar que los responsables se enfrenten a la justicia, aseguró el representante de la ONU.

El caos y la violencia predominan en Libia desde 2011, cuando una intervención militar de la OTAN propició el derrocamiento y asesinato de Muamar Gadafi.

Hasta la fecha, en la nación petrolera del norte de África continúan las pugnas por el poder y el accionar de milicias y agrupaciones terroristas, mientras aumenta la criminalidad y el tráfico de personas y armas.

La ONU enfatiza que la paz y la estabilidad duraderas en Libia, incluido el fin de la crisis humanitaria, solo se lograrán a través de una solución política y por ello, insta a las partes deben entablar un diálogo sin demora.