Cyril Ramaphosa llama a reconocer las injusticias

0
204

El presidente Cyril Ramaphosa dijo hoy que es imposible alcanzar la reconciliación en Sudáfrica sin reconocer las injusticias del pasado y los sufrimientos de este pueblo durante el colonialismo y el régimen del apartheid.

Es importante recordar cómo la población autónoma africana fue forzada a abandonar sus tierras, se le negó los derechos básicos fundamentales y las familias fueron divididas por la imposición de un sistema laboral migratoria, señaló el mandatario.

Ramaphosa fue el orador principal en el acto por el Día de la Reconciliación Nacional, celebrado en la provincia de KwaZulu Natal (KZN).

Bajo el lema de ‘Apoyo nacional a la reconciliación a través de la promoción, el desarrollo y la preservación de las lenguas autóctonas’, esta celebración tiene lugar todos los años y en esta ocasión tuvo su sede en la municipalidad de Okhahlamba, en KZNl.

Ramaphosa subrayó que este día es para celebrar el triunfo de la reconciliación sobre el castigo, de la buena voluntad frente a la hostilidad y del compañerismo por encima del odio, y honrar a quienes sufrieron en favor de la justicia y la libertad.

‘Hemos sido capaces de vencer un pasado amargo y proclamarnos hoy orgullosos de ser sudafricanos, negros y blancos, como testimonio de la fortaleza y resolución de un gran pueblo’, aseveró.

Destacó la lucha popular contra la injusticia, el racismo y la pobreza y cómo sudafricanos negros y mestizos, junto a blancos demócratas, lucharon valerosamente y expandieron la lucha por la libertad.

El presidente rindió tributo a quienes se sacrificaron, sufrieron cárcel, exilio y torturas para que Sudáfrica sea hoy democrática.

‘No solo debemos honrarlos, sino también recordar por siempre el precio que pagaron para lograr una nación libre’, apuntó.

En opinión del jefe de Estado y Gobierno, reconciliación no es un asunto de raza, sino de curar las heridas del pasado con la restauración de las tierras y las riquezas para todo el pueblo, conseguir los derechos de todos los sudafricanos a la dignidad, la seguridad y el bienestar.

La reconciliación, expresó, requiere el fin de la desigualdad en todas sus formas, no solo en el acceso a la tierra, sino al agua, la educación, el empleo, la salud y los servicios básicos.

Ramaphosa insistió en que la prioridad de su Gobierno es acelerar el proceso de reforma agraria, bajo la guía de las decisiones del Parlamento Nacional y del Panel Presidencial de Asesores sobre el tema.

El mandatario aprovechó la ocasión para anunciar que garantizará a un grupo de presos la reducción de sanciones y libertad condicional, y aseguró que cada caso ha sido analizado cuidadosamente y se han tomado en cuenta los intereses del público y de la administración de justicia.

Precisó que ese proceso se realizará en varias fases y comenzará con categorías especiales que incluyen mujeres, niños, ancianos, jóvenes y minusválidos.