Contagio con Covid-19 en Africa mantiene tendencia al alza

0
138
Map of Africa with a cell of the novel coronavirus (COVID-19, 2019-nCoV) in the center of a red viewfinder. White map isolated on a blue green background. (colors used: blue, green, red and black). Conceptual image: coronavirus detected, closing of borders, area under control, stop coronavirus, defeat the virus, quarantined area, spread of the disease, coronavirus outbreak on the territory, virus alert, danger zone, confined space. Vector Illustration (EPS10, well layered and grouped). Easy to edit, manipulate, resize or colorize.

El contagio con la Covid-19 mantiene en Africa tendencia al alza con 47 mil 118 infectados de los cuales mil 843 fallecieron, según el reporte del Centro de Control de Enfermedades circulado aquí.

Sudáfrica permanece a la cabeza entre los países al sur del Sahara con siete mil 220 casos mientras al septentrión del gran desierto, Egipto, donde están registrados seis mil 813 pacientes, y Marruecos, con cinco mil 53 infectados, son los estados con mayor nivel de contagio con el SARS-CoV-2.

Sin embargo, Argelia con menos contagiados informa el mayor número de decesos por la enfermedad, 465; el país de las pirámides tienen 29 menos a pesar de contar más enfermos con la Covid-19.

La letal enfermedad que ha puesto patas arriba a la economía mundial y es aún hoy una incógnita por develar, cobra además víctimas indirectas, como es el caso de un avión de carga keniano que se estrelló la víspera cuando trasladaba ayuda humanitaria a Somalia y provocó la muerte de las seis personas a bordo.

En tanto, la Unión Africana pidió a Madagascar precisiones técnicas sobre un medicamento tradicional exclusivo de ese país insular del océano Indico donde se emplea contra la malaria y, según el presidente malgache, Andry Rajoelina, cura la Covid-19.

Días atrás el mandatario anunció que el medicamento, elaborado con la planta artemisa, probó su eficacia en el tratamiento de contagiados con la enfermedad e instó a los países africanos a aportar fondos para su fabricación masiva y es una oportunidad para comenzar la integración económica continental, en suspenso por la pandemia.