Congreso Egipto apoya acción en torno a Libia por seguridad de ambos

0
112

El vicepresidente del Congreso, Soliman Wahdan, afirmó hoy que los legisladores egipcios apoyarían las acciones adoptadas por las Fuerzas Armadas para preservar tanto la seguridad nacional como la de Libia ante una agresión.

La víspera, el Parlamento de Tobruk, asentado en el oriente de esa nación, declaró que el ejército egipcio tiene derecho a intervenir en el conflicto de percibir un peligro inminente.

Llamamos a adoptar esfuerzos entre las dos patrias hermanas -Libia y Egipto- para derrotar al ocupante (Turquía) y mantener la seguridad conjunta, la estabilidad en nuestro territorio y en la región, señaló ese órgano legislativo.

Wahdan comentó que los congresistas valoran tal pronunciamiento, el cual calificó de histórico, según reseñó Ahram on line.

El mes previo el presidente, Abdel Fattah El-Sisi, presentó junto al mariscal Khalifa Haftar una iniciativa de paz dirigida a poner fin a la guerra en Libia, la cual dura más de nueve años.

Dicho plan incluye la instauración de un cese el fuego, el desmantelamiento de los grupos mercenarios, así como un mecanismo de desarme, entre otros pasos rumbo a una salida política.

Posteriormente, y ante el avance hacia el este de las tropas subordinadas al Gobierno de Acuerdo Nacional (GAN), el mandatario advirtió que Egipto podría intervenir de forma directa en la confrontación para garantizar su estabilidad.

No seremos invasores (…) sólo queremos una Libia estable y desarrollada, subrayó El-Sisi tras advertir que Sirte y Al-Jufra -próximas a su frontera- se consideran una línea roja para la seguridad de Egipto, que teme la infiltración de grupos terroristas.

Hacemos otra convocatoria a las partes libias para que respeten las líneas actuales y comiencen las negociaciones, enfatizó.

No obstante, el canciller, Sameh Shoukry, aclaró que una solución militar en Libia sería el último recurso de Egipto para salvaguardar su seguridad y asegurar los límites fronterizos en medio de crecientes tensiones en la zona.

Libia sufre una espiral de violencia desde que el derrocamiento de su líder histórico, Muammar Gaddafi, en 2011, derivara en una controversial dualidad de poderes, enfrentamientos entre grupos rivales, la proliferación de mafias que trafican con migrantes irregulares de África a Europa, entre otros flagelos.

Las partes en disputa por el poder, las fuerzas leales a Khalifa Haftar -respaldado por el Parlamento de Tobruk- y el GAN -internacionalmente reconocido-, no han logrado sostener una tregua esbozada a comienzos de año, mientras actores secundarios nutren de armas y efectivos a los dos bandos.

Egipto ha reprobado la intervención turca en la guerra, cuya participación ha sido decisiva para marcar giros en la confrontación durante la última etapa.

El GAN rubricó un pacto de cooperación militar con Turquía para hacer frente a la ofensiva del Ejército Nacional Libio, comandando por Haftar y aliado de El Cairo.