Congresistas critican postura de EE.UU. hacia golpe en Bolivia

0
292

Un grupo de 14 congresistas demócratas de Estados Unidos criticó la postura del gobierno de Donald Trump hacia la situación existente en Bolivia y la falta de condena a la represión en ese país.

En una misiva enviada este viernes al secretario norteamericano de Estado, Mike Pompeo, los miembros de la Cámara de Representantes expresaron su preocupación de que las declaraciones y acciones de altos funcionarios ‘estén contribuyendo al incremento de una crisis política y de derechos humanos’ en Bolivia.

Recordaron que el 10 de noviembre, el presidente democráticamente electo de esa nación, Evo Morales, anunció su renuncia para evitar más derramamiento de sangre, después de que el comandante de las Fuerzas Armadas le pidió que dimitiera.

Los firmantes de la misiva, entre ellos James McGovern, Hank Johnson, Ilhan Omar, Alexandria Ocasio-Cortez y Raúl Grijalva, calificaron de violación constitucional que la senadora opositora Jeanine Áñez se proclamara presidenta de Bolivia.

Asimismo, denunciaron que simpatizantes de Morales han sufrido ataques y amenazas, y que las protestas han sido violentamente reprimidas por las fuerzas de seguridad, lo que ha resultado en numerosas muertes y heridos.

En este contexto, los congresistas sostuvieron que funcionarios del gobierno estadounidense, incluido el presidente Trump, acogen ‘con beneplácito estos acontecimientos en Bolivia que encarnan las características de un golpe de Estado militar’, mientras no denuncian los ataques violentos de las fuerzas de seguridad.

Apuntaron que si bien existe un legítimo debate en torno a la decisión de Morales de postularse a un cuarto periodo presidencial, simplemente no es aceptable que Washington acoja con satisfacción la destitución forzada de un líder elegido de forma democrática antes del final de su mandato.

De acuerdo con los legisladores norteamericanos, la legitimidad del gobierno de Bolivia dependerá de si el partido del expresidente, que sigue siendo apoyado por millones de bolivianos, puede o no participar plenamente en las próximas elecciones.

Los congresistas también criticaron la postura de funcionarios de la Organización de Estados Americanos, en particular ‘las declaraciones infundadas y engañosas vertidas por la misión electoral’ el 21 de octubre, de las que posteriormente el Departamento de Estado se hizo eco.

Además, se dijeron profundamente consternados porque Washington no ha condenado los ataques racistas contra las comunidades indígenas de Bolivia y contra sus símbolos, entre ellos la bandera Wiphala.

La creciente crisis amenaza con convertirse en un violento conflicto interno. El enfoque actual del gobierno estadounidense está peligrosamente equivocado y bien podría contribuir a un mayor colapso del estado de derecho en Bolivia y a una emergencia humanitaria en toda regla, con grandes éxodos de migrantes, consideraron.