Botsuana decreta el estado de emergencia y ordena un «confinamiento extremo» por el coronavirus

0
126

El presidente de Botsuana, Mokgweetsi Masisi, ha decretado este martes el estado de emergencia y ha ordenado un «confinamiento extremo» a partir del jueves para hacer frente a la pandemia de coronavirus.

En un mensaje a la nación un día después de que las autoridades confirmaran los tres primeros casos del virus, Masisi ha sostenido que «está claro que se necesitan medidas urgentes» para hacer frente a la situación.

«La amenaza a Botsuana ha aumentado de forma considerable debido al hecho de que los países vecinos han visto un rápido aumento de los casos, en algunos casos con fallecidos», ha explicado, antes de apuntar al desafío que supone para el país «la baja tasa de pruebas» realizadas a casos sospechosos.

Asimismo, ha recordado que el estado de emergencia puede estar en vigor 21 días, si bien ha adelantado que convocará al Parlamento para «buscar una resolución» que permita que «continúe un periodo más largo».

«Mientras el estado de emergencia esté en vigor, debe haber además un distanciamiento social extremo durante un periodo de 28 días», ha indicado, antes de resaltar que se tratará de un «confinamiento extremo».

El mandatario de Botsuana ha resaltado que durante este periodo sólo podrán salir de casa los que se dediquen a «servicios esenciales y el transporte de bienes de primera necesidad».

Por último, ha anunciado una serie de medidas para «dar apoyo a los trabajadores», «estabilizar los negocios», «garantizar la disponibilidad de suministros estratégicos» y «explorar oportunidades de diversificación económica».

El vicepresidente de Botsuana, Slumber Tsogwane, anunció el 24 de marzo el cierre de las fronteras del país para intentar evitar la propagación del virus y recordó que el propio Masisi se puso en cuarentena días antes tras acudir a una cumbre regional en Namibia para abordar la amenaza que supone la pandemia.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, pidió a mediados de marzo a los países africanos que «despierten» ante la amenaza que supone el coronavirus y «se preparen para lo peor».