Bolsonaro, epicentro de la crisis en Brasil, según Lula

0
124

El expresidente Luiz Inácio Lula da Silva consideró que el epicentro de la crisis que enfrenta Brasil es el mandatario ultraderechista Jair Bolsonaro, quien debería ser apartado del poder.

Bolsonaro ‘no respeta la ciencia, los investigadores, no respeta nada’. Para él, la orientación científica para combatir el virus SARS-Cov-2 vale muy poco, afirmó Lula durante una entrevista publicada por el portal de noticias UOL y amplificada por otros medios.

Alertó que ‘el mayor problema de la crisis es la falta de gestión, tiene que tener un mando centralizado’.

Recordó que el exmilitar habló con gobernadores y alcaldes, partidos del Congreso, el movimiento social, pero ‘Bolsonaro no escucha a nadie, solo a sus hijos y a su gurú (Olavo de Carvalho) de Virginia’.

El jefe de Estado se resiste a aplicar medidas restrictivas contra el patógeno y minimiza su gravedad. En más de una ocasión lo ha comparado con un refriado o una gripe.

También contradice a los expertos y pide que se ponga fin al ‘confinamiento masivo’, como recomienda la Organización Mundial de la Salud.

Ante tal conducta, el fundador del Partido de los Trabajadores insistió en que ‘la oposición tendrá que encontrar la manera de ver qué hacer con Bolsonaro porque actualmente es un peligro, no solo para Brasil, sino para el mundo’.

Ponderó el reciente manifiesto elaborado por líderes de partidos opositores en el que se pide la renuncia del excapitán del Ejército y lo consideró ‘un paso importante’, porque, ‘además de la pandemia, tenemos un grave problema en Brasil hoy en día, que es el comportamiento de Bolsonaro’.

En cuarentena desde hace más de 20 días en el municipio São Bernardo do Campo, estado de Sao Paulo, el exdirigente obrero reconoció que resulta mucho mejor estar aislado durante la epidemia de coronavirus que en la cárcel.

Lula salió en libertad el 8 de noviembre luego de haber sido condenado sin pruebas en el caso del apartamento triplex en Guarujá (Sao Paulo) por el exjuez Sérgio Moro para que no disputara las elecciones de 2018.