Ascienden a 21 los muertos por conflicto en capital de Libia

0
100

El Ministerio de Salud de Libia divulgó hoy que 21 personas murieron y 27 resultaron heridas debido a los enfrentamientos en diferentes líneas de frente en las afueras de esta capital.

El conflicto armado comenzó el pasado jueves cuando el comandante Khalifa Haftar ordenó a sus fuerzas marchar sobre Trípoli; desde entonces se han producido fuertes enfrentamientos en diferentes zonas del sur de la capital.

Los mayores combates se registran en las áreas de Wadi Rabea, Sooq Al-Ahad, Airport Road, Ain Zara, Al-Aziziya y otras áreas cercanas como Heera.

La guerra también se ha llevado al cielo, pues la Fuerza Aérea del Ejército Libio -bajo el mando del Consejo Presidencial- atacó a las tropas de Haftar en Wadi Rabea y Wattiya.

Por su parte, las fuerzas de Haftar realizaron igualmente un ataque aéreo la víspera en el campamento de Naqiliya en el sur de Trípoli.

En medio de los combates, aumentan los llamados de la Misión de Apoyo de las Naciones Unidas en Libia (Unsmil) y los grupos locales de ayuda para exigir una tregua en las zonas de enfrentamientos con el fin de evacuar a los civiles y los lesionados.

Libia se encuentra inmerso en el caos y la guerra civil desde el derrocamiento del gobierno de Muamar Gadafi y su asesinato en 2011, en los que participaron Estados Unidos y sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte.

La nación norafricana está dividida ‘de facto’ entre tres administraciones y con presencia de varias milicias armadas.

Además del Consejo Presidencial, poder reconocido por Naciones Unidas -con sede en esta capital-, en la actualidad Libia cuenta con otro desde el Parlamento en Tobruk, dominado por Haftar; y un tercero a raíz de la importante alianza que suponen las ciudades-estado de Misrata y Zintan, en el noroeste del país.

El secretario general de la Organización de Naciones Unidas, António Guterres, viajó el pasado viernes a la región oriental de Libia para reunirse con Haftar y mediar en el conflicto.

Guterres también se trasladó a la ciudad costera de Tobruk, en el este del país y hogar del Parlamento de Libia, que respalda a Haftar.

Mi objetivo sigue siendo el mismo: evitar un enfrentamiento militar. Reitero que no hay una solución militar para la crisis de Libia, solo una política, escribió Guterres en su cuenta en la red social Twitter.