Argelinos de nuevo en las calles contra el quinto mandato de Bouteflika

0
249

Miles de argelinos salieron hoy nuevamente a las calles de esta capital y otras ciudades del país para manifestarse pacíficamente contra un quinto mandato del presidente Abdelaziz Bouteflika.

En esta jornada, finalizado el tradicional rezo de los viernes, hombres y mujeres se concentraron desde bien temprano en diferentes puntos de Argel para luego marchar en forma pacífica por las calles, aunque con gritos de ‘No a un quinto mandato’ y ‘Argelia libre y democrática’.

Las movilizaciones estuvieron acompañadas por un fuerte dispositivo de seguridad que abarcó unidades y carros antimotines desplegados en algunos sitios y un helicóptero que supervisaba desde el aire el movimiento de los manifestantes.

Medios locales de prensa como el periódico digital El Watan calificaron sin precedentes las protestas populares, que comenzaron desde el pasado 22 de febrero y a las cuales se han sumado estudiantes, abogados, periodistas y algunas personalidades públicas.

Estas movilizaciones tienen lugar en el momento en que Bouteflika se encuentra internado en un centro hospitalario en Suiza para realizarse chequeos de rutina, según los informes oficiales.

Esta semana el jefe de Estado de 82 años, que presentó el domingo su candidatura oficial como aspirante a la presidencia para los comicios del venidero 18 de abril, propuso en carta pública seis compromisos como la celebración de una conferencia nacional ‘inclusiva e independiente’.

La misma estaría dirigida a discutir, elaborar y adoptar reformas políticas.

Otros compromisos están dirigidos a elaborar y adoptar una nueva Constitución a través de un referéndum para el nacimiento de una Nueva República y el nuevo sistema argelino.

Asimismo, aseguró, de resultar reelecto, una mejor redistribución de la riqueza nacional y la eliminación de la marginación y exclusión social mediante la aplicación de políticas públicas, así como enfrentar todas las formas corrupción.

Bouteflika anunció, además, revisar la ley electoral y crear un mecanismo independiente de organización electoral y celebrar elecciones anticipadas, en la cual prometió no ser candidato.

En otro texto divulgado la víspera, el gobernante alertó mantener la vigilancia ante una eventual infiltración de la expresión pacífica de las manifestaciones ‘por alguna parte insidiosa, interna o externa’.

Recordó el ‘fuerte precio’ pagado por Argelia por su independencia y el ‘doloroso tributo» del pueblo argelino para preservar la unidad después de la violencia vivida por más de una década, que calificó de ‘tragedia nacional sangrienta’.

Analistas han denunciado la posibilidad de que estas manifestaciones sean instrumentalizadas por Francia y sus aliados políticos afines, además de resaltar la importancia estratégica de Argelia para la región y toda África.