Voy a volver para salvar este país, afirma Lula en Minas Gerais

0
86
El ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva manifestó en la localidad minera de Ipartinga su disposición a concurrir y ganar las elecciones de 2018 para salvar a Brasil de lo que el gobierno golpista está haciendo.

‘Lulinha paz y amor va a volver’, dijo ante miles de manifestantes congregados en el acto de defensa de la democracia y la soberanía nacional con que fue puesta en marcha este lunes la segunda etapa de la caravana Lula por Brasil, una iniciativa del Partido de los Trabajadores (PT) y la Fundación Perseu Abramo.

Lula recordó que el próximo viernes cumplirá 72 años y advirtió que se está preparando para la contienda en las urnas. Todos los días hago dos horas de ejercicios físicos y voy a regresar con la energía un joven de 30, manifestó.

‘Ellos no saben lo que es un pernambucano con la energía de los mineros; no saben lo que va a suceder en este país’, remarcó antes de afirmar que luchará hasta el último día de su vida para probar que la Policía Federal y el Ministerio Público mintieron y que el juez federal Sergio Moro lo condenó injustamente.

En ese sentido, deploró que invadieran su casa y la de sus hijos y hasta levantaran su colchón buscando dólares o joyas. Lo único que tengo y me sobra es vergüenza y dignidad, dijo y añadió: si no quieren que sea candidato, que no creen artificios ni artimañas.

Lula aludió asimismo a la importancia que en la política tiene la palabra credibilidad y rememoró que perdió tres elecciones presidenciales consecutivas y siempre pensó que debía prepararse mejor para poder tocar la conciencia, el alma y el corazón de los brasileños.

Por último, lamentó la desgracia y la quiebra impuestas al país por el gobierno golpista de Michel Temer y aseguró que están acabando con la posibilidad de millones de jóvenes de poder soñar y formarse.

Nosotros, dijo, no queremos seguir exportando soya y mineral de hierro; queremos exportar conocimientos, por eso vamos a colocar a millones de pobres en las escuelas, anticipó.

Antes de Lula usó también de la palabra la depuesta presidenta constitucional Dilma Rousseff, quien exaltó la importancia de esta caravana, que busca sostener un intercambio con la ciudadanía sobre lo que está sucediendo en el país.

Dilma aludió al golpe parlamentario del cual fue víctima el pasado 2016 y sostuvo que éste no fue dado solo por maldad, sino para retirar todos los derechos conquistados en los años de gobierno petista por los trabajadores y para entregar al capital foráneo las riquezas y la soberanía brasileñas.

Quieren vender nuestras fértiles tierras y el pré-sal (las mayores reservas de petróleo en aguas profundas), que era el pasaporte para el futuro de Brasil al poder garantizar -con los recursos derivados de éste- una educación de calidad y transformarnos en una nación desarrollada, alertó la ex dignataria.

El periplo de Lula al frente de la llamada Caravana de la Esperanza por tierras mineras se extenderá hasta el día 30 y abarcará siete regiones y 14 ciudades, de acuerdo con el programa inicial.