Venezuela apuesta por la vida y la existencia de la República

0
454

venezuela-movpazvidaEl gobierno de Venezuela apostó a la paz y llamó a todos los ciudadanos a dejar a un lado las diferencias políticas e ideológicas y trabajar juntos contra la violencia y la inseguridad.

Se trata, y así lo identificó el presidente Nicolás Maduro, de emprender una batalla para salvar la vida de las personas y la propia existencia de la República.

En dos vertientes se enrumban las acciones para frenar los actos delictivos en la nación: tender la mano a todo aquel decidido a rectificar e incorporarse a la sociedad y al trabajo, y aplicar el rigor de la ley a quienes insistan en seguir el camino de la violencia.

La primera etapa de esa batalla se calcula dure un mes y se prevé un segundo momento para trabajar las propuestas de los territorios en la materia y proyectar una labor de más largo aliento y de mayor consolidación de las metas de paz.

Este miércoles durante una reunión con gobernadores y alcaldes, el jefe de Estado explicó el rumbo de la estrategia sustentado en el programa A toda vida Venezuela, que en sus preceptos aclara no es un plan policial, ni un operativo, sino una política integral de seguridad ciudadana, de carácter interinstitucional, de inclusión social y protagonismo popular.

Se refirió el dignatario a los seis vértices de esa misión desglosados en 26 líneas estratégicas y 117 acciones programáticas, algunas de ellas dirigidas a atender con mayor asertividad problemas estructurales.

Prevención social, transformar el sistema de justicia penal y el penitenciario, junto a la promoción y socialización del conocimiento para la convivencia y seguridad ciudadana son temas esenciales definidos por el gobierno para ganar esta nueva batalla.

Venezuela también proyecta avanzar con el consenso de todos los sectores del país hacia una nueva etapa del Plan Patria Segura, con el apoyo de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, y en los planes de pacificación social y de desarme.

En tal sentido, el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Miguel Rodríguez, prevé reunirse a partir del 14 de enero con todos los cuerpos de seguridad, con alcaldes y gobernadores, «independientemente de su posición política porque este no es un problema que atañe a un sector de la sociedad».

El Ejecutivo de esta nación suramericana reconoce avances en la materia, aunque resta mucho por hacer, pero también advierte que la violencia y la inseguridad persisten como temas de la guerra política y campañas mediáticas que animan la confrontación y no contribuyen al necesario acompañamiento educativo que debe tener el combate a esos flagelos.

Todas las misiones sociales en Venezuela apuntan llevar a cero la pobreza y las desigualdades, reducidas en los últimos 14 años a niveles como nunca antes, junto a una mayor atención a la niñez, los jóvenes y las personas de la tercera edad.

Empero, resulta difícil enderezar en poco tiempo lo que el capitalismo se empeñó en torcer en largas décadas, que por demás germina por doquier en el universo como un fenómeno asociado a las sociedades modernas.

Los análisis en torno al tema sostienen que la inseguridad es un fenómeno transversal de Venezuela, Suramérica, el continente y mundial, por tanto exige sea atendido de manera articulada.

Su enfrentamiento es otra manera de lucha contra el capitalismo que sobrevive también en contubernio con la violencia, el narcotráfico y el crimen organizado, más allá de la especulación y la usura, males que bien conoce el pueblo venezolano.