Urge cambiar ambiente de racismo y violencia en Brasil, dice diputado

0
286
La urgencia de modificar el escenario de racismo y violencia contra la juventud afrodescendiente imperante en Brasil fue subrayada por el diputado federal del Partido de los Trabajadores (PT) Leo de Brito.

El legislador petista formuló el exhorto al intervenir en una sesión solemne de la Cámara baja dedicada a homenajear el Día Nacional de la Conciencia Negra, una efeméride que recuerda la muerte en 1695 del Zumbi de los Palmares, uno de los principales nombres de la resistencia negra en la lucha contra la esclavitud.

De Brito denunció además el desmantelamiento de las políticas sociales implementadas en los últimos 12 años por el PT y colocadas en riesgo por el ‘golpe sexista, machista y contra los trabajadores’ que colocó en el gobierno al presidente Michel Temer.

El sentimiento racista sigue presente en la sociedad brasileña, sostuvo el legislador petista y recordó que las luchas por las libertades de todos los brasileños comenzaron hace ya siglos, pero aún no terminan.

Por su parte, la diputada federal Erika Kokay (PT), quien junto a su par Damian Feliciano, del Partido Democrático Laborista, convocaron a esta sesión especial, puntualizó que en la actualidad más del 60 por ciento de los desempleados en Brasil son negros y estos, además, ganan el 53 por ciento menos que los blancos.

La mayor parte de las violaciones (56 por ciento) tienen como víctimas a mujeres negras, que representan también el 58,8 por cientos de las perjudicadas en casos de violencia doméstica.

Kokay subrayó que la celebración del Día Nacional de la Conciencia Negra en Brasil marca asimismo el inicio de 21 días de combate a la violencia contra las féminas, que se prolongarán hasta el 10 de diciembre, cuando se conmemora el Día Internacional de los Derechos Humanos.

‘Este país tiene una negritud guerrera que tiene que ser valorizada y reconocida’, remarcó la legisladora petista.

En términos similares se manifestó Feliciano, quien afirmó que ‘el negro ya nace luchando por la vida’, pues la tasa de mortalidad infantil entre ese segmento de la población es mucho más elevada; luego enfrentan el racismo en la escuela y cuando jóvenes tienen 12 veces más posibilidades de ser asesinado que un blanco.

El 7 de noviembre último, el Sistema de Naciones Unidas en Brasil lanzó la campaña Vidas Negras, que busca concientizar a la ciudadanía sobre la necesidad de poner fin a la violencia contra la juventud afrodescendiente.

En la ceremonia se dio a conocer que en esta nación suramericana cinco jóvenes negros mueren cada dos horas de forma violenta, con lo cual la cifra se eleva a 23 mil en el año.

Es inaceptable que ser negro coloque a los jóvenes en riesgo de ser asesinados y sometidos a todo tipo de violencia, advirtió en la ocasión el coordinador residente del Sistema, Nicky Fabiancic, e instó a reconocer que los afrodescendientes son las mayores víctimas de acciones abusivas, y muchas veces letales, de las fuerzas de seguridad.