Temer: reforma del sistema de pensiones de Brasil se votará antes de fin de año

0
359

Temer salió así al cruce de los rumores de que la votación podría posponerse hasta el próximo año por falta de la necesaria mayoría de diputados, y pidió a los presentes que «salgan a la cancha» para ayudar al Gobierno a convencer a los parlamentarios indecisos.

«Voy a hacer una apelación a los señores y señoras: (…) estamos en una fase pre-electoral, entonces muy legítimamente los diputados están preocupados por votar este tema un poco difícil, complicado; principalmente antes del año electoral tienen preocupaciones», dijo Temer, y los exhortó a armar un «frente de trabajo» para presionar por la votación.

La reforma ha generado duras críticas en la opinión pública, y muchos diputados, incluso de partidos aliados, se niegan a apoyarla, lo que ha provocado que su votación se haya postergado durante meses.

La reforma prevé establecer por primera vez una edad mínima de jubilación (65 años para los hombres y 62 para las mujeres), además de elevar los años de cotización necesarios para cobrar la pensión completa.

El Gobierno considera que la es reforma imprescindible la reforma para garantizar las pensiones en el futuro y reducir el déficit público, pero la oposición y los sindicatos critican que supone un retroceso.

La Central Única de los Trabajadores (CUT) amenazó esta semana con convocar una huelga general y paralizar el país si el Gobierno insistía en llevar el actual texto a votación en el Congreso Nacional.

A pesar de que Temer aseguró que la reforma se votará justo antes de las vacaciones de Navidad de los parlamentarios, en los últimos días, el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia (del partido Demócratas, aliado del Gobierno), aseguró que la votación no se haría hasta que no estuviera garantizada una victoria.

La reforma del sistema de pensiones es la principal iniciativa económica pendiente del Ejecutivo de Temer, que ya consiguió aprobar una polémica reforma laboral y una enmienda constitucional que congela el gasto público en los próximos 20 años.