Sindicato amenaza en Brasil con paralizar transporte público en Río

0
121

El Sindicato de Empresas de Autobuses de Río de Janeiro (Rio Ônibus) advirtió con paralizar desde hoy el servicio de transporte público del estado brasileño si siguen sin recibir apoyo financiero de la alcaldía.

‘Con el muy bajo número de personas que suben a bordo y sin ninguna ayuda de las autoridades, a diferencia de lo que ocurre en Sao Paulo, las empresas ya no pueden mantener la compra de combustible y los salarios de los trabajadores de autobuses’, alerta Río Ônibus en un comunicado.

Alega que hubo una caída del 72,6 por ciento en el número de pasajeros por el aislamiento social impuesto en la región ante el nuevo coronavirus SARS-Cov-2, causante de la Covid-19.

El sindicato señala que hasta ahora ha mantenido el empleo de 26 mil conductores de autobuses, pero esto no será posible sin algún apoyo financiero del gobierno de la ciudad más icónica de Brasil.

Explica que Sao Paulo creó un grupo de trabajo con las empresas de autobuses para discutir acciones y adoptar medidas preventivas en el transporte público.

La asociación admite estar abierta al diálogo y ‘espera que los poderes apoyen el transporte público en autobús en este momento de suma importancia en la lucha contra la Covid-19’.

Por parte de los trabajadores, el sindicato envió una carta al ayuntamiento para pedir que se adoptaran medidas urgentes y se formara una mesa de negociación para evitar el colapso en la tercera división territorial más poblada del país.

Comunica que el miércoles dos consorcios de empresas de autobuses, de los cinco que operan las líneas en la urbe, Internorte e Intersul, le informaron que ‘no podrán honrar los salarios de los conductores y otros profesionales que manejan la flota de autobuses de la ciudad’.

El 13 de marzo las autoridades de Río anunciaron medidas para evitar la expansión de la Covid-19 que incluyen la suspensión durante 15 días de clases en escuelas y cualquier tipo de evento público, así como la declaración del estado de atención en la ciudad.

De igual manera fue decretada la cancelación de espectáculos y eventos deportivos en todos los municipios, así como la prohibición de visitas de familiares a presos.

Con tales disposiciones, el gobierno estadual procura reducir el movimiento de personas y evitar aglomeraciones luego que las autoridades sanitarias confirmaran que el virus es transmitido de forma comunitaria en Río.

Lo anterior significa que afecta a personas que no han viajado al exterior ni tienen nexos familiares o cercanía con portadores identificados.

Hasta el momento Brasil registra 77 muertes por el patógeno y dos mil 917 contagios, según últimos datos del Ministerio de Salud.

Del total de pérdidas humanas, 58 ocurrieron en Sao Paulo y nueve en Río.

Sao Paulo también lidera el número de personas infectadas, con mil 52 casos confirmados, y le sigue Río con 421.