Parlamento definirá suerte de primer ministro de Haití

0
210

El primer ministro haitiano, Jean Henry Céant, acortó su viaje a Marruecos y estará presente hoy durante las sesiones de interpelación que tendrán lugar en el Parlamento.

Céant se encontraba en la nación africana como parte del fórum de jefes de Estado y de Gobierno y debía regresar al país mañana; sin embargo, unos 70 diputados solicitaron al presidente de la Cámara Baja la celebración de una sesión para analizar los seis meses de su Gobierno.

Los parlamentarios, que forman parte del bloque mayoritario cercano al presidente Jovenel Moise, pretenden revocar del cargo al primer ministro por incumplimiento de su política general.

Cuestionan asimismo la creciente escalada de la inseguridad, falta de presupuesto nacional, y de medidas para mejorar las condiciones de vida de la población; apoyar la producción nacional y encaminar al país hacia el desarrollo.

Los senadores, por su parte, que habían citado al jefe de Gobierno para el próximo miércoles, adelantaron la audiencia, y Céant deberá responder ante ellos horas antes de la sesión en la Cámara de Diputados.

Su agenda no incluye la destitución del primer ministro, excontrincante de Moise por la carrera presidencial y cuyas discrepancias salieron a la luz en las últimas semanas, sino que pretenden analizar el archivo de los siete extranjeros apresados en Haití con un arsenal de armas, y que días después fueron extraditados hacia Estados Unidos, con la intervención del Gobierno de ese país.

En este escenario quien puede ser revocado es el ministro de Justicia, Jean Roudy Aly, que sobrevivió a un cambio de administración, luego de la renuncia del ex jefe de Gobierno, Jack Guy Lafontant, en julio pasado.

A Aly se le acusa de aprobar la transferencia de los mercenarios, como los llamó Céant, lo que, al decir del Consejo Superior de la Judicatura, tiende a socavar los fundamentos del Estado de derecho y de la democracia.

Para el diputado Devil Roudy, la lucha que se está encarando en el Legislativo es por el poder, pero no es por el país.

En declaraciones a Prensa Latina, el parlamentario aseguró que, de revocarse al primer ministro, puede acelerarse la crisis sociopolítica y económica que vive el país, y lamentó que responda a las diferencias que actualmente existen entre los dos líderes del Ejecutivo.