Izquierda colombiana confiada en triunfo del Sí en plebiscito

0
325
colombia_ivancepeda1Por Adalys Pilar Mireles
El senador colombiano Iván Cepeda consideró hoy que están dadas las condiciones para que la mayoría de los ciudadanos refrende mañana en las urnas el acuerdo de paz suscrito entre el Gobierno y las insurgentes FARC-EP.

El integrante del Polo Democrático Alternativo, mayor convergencia nacional de izquierda, fue categórico al descartar una victoria del No, en declaraciones a Prensa Latina.

Estamos confiados en que la paz va a prevalecer en nuestro país, subrayó Cepeda a esta agencia.

Se trata -dijo- de una oportunidad única y de carácter histórico para sellar una etapa tan difícil y cruenta que fue el medio siglo de conflicto entre las FARC-EP y la Fuerza Pública, insistió el congresista, impulsor de los diálogos con esa guerrilla.

A un día de ese ejercicio democrático cuando la ciudadanía podrá autentificar con su voto los consensos logrados en Cuba y suscritos oficialmente en Cartagena de Indias, el parlamentario llamó a sus coterráneos a acudir a los centros de sufragio para respaldar el reciente pacto de paz con un Sí.

Invito a todos los colombianos a que ‘pensando en el futuro de nuestra patria celebremos en la noche del 2 de octubre que hemos logrado terminar la guerra -con ese grupo’- con una caudalosa votación afirmativa, añadió el legislador.

Unos 34 millones de ciudadanos podrán participar en la jornada de mañana, aunque serán necesarios sólo cuatro millones y medio de votos para legitimar por la vía popular el conjunto de convenios firmados con las FARC-EP, fruto de casi cuatro años de conversaciones en Cuba, país garante de tales pláticas junto a Noruega.

Los consensos fueron suscritos formalmente en Cartagena el pasado lunes por el presidente Juan Manuel Santos y el líder de esa agrupación insurgente, Timoléon Jiménez, documento con el que se comprometen a terminar una larga confrontación bélica.

Además de proponer la instauración del cese el fuego bilateral, vigente desde finales de agosto, y la dejación de armas o desarme de esos guerrilleros, ambas partes conciliaron posiciones sobre otros asuntos medulares como la transformación del campo mediante una reforma rural integral, la participación en la vida política y el combate contra el tráfico ilícito de drogas a través de la sustitución de los sembrados cocaleros por otros plantíos.

Igualmente consiguieron pactos en cuestiones como la reparación de los daños causados a las víctimas de la contienda, refrendación e implementación.

Precisamente esa última fase dependerá del resultado del plebiscito de este domingo, pues es necesaria la aprobación del pueblo para iniciar la aplicación de todo lo concertado.

La campaña por el Sí impulsada por la izquierda en alianza con otros sectores simpatizantes del proceso pacificador concluirá este sábado aquí en el céntrico parque Santander.

Estamos en las últimas horas de invitación y diálogo con los pobladores a fin de salir triunfantes mañana en las urnas, afirmó el congresista y reconocido defensor de derechos humanos.

Al referirse a las perspectivas de las anunciadas negociaciones con el igualmente rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN), Cepeda consideró que existe un ambiente favorable para instalar la mesa de conversaciones en Quito, Ecuador.

Una vez refrendado el acuerdo entre el Ejecutivo y las FARC-EP por la vía del plebiscito resultan un imperativo los encuentros con el ELN en su fase pública (antes hubo acercamientos de tipo exploratorio para construir la agenda de las reuniones); y debemos emplear todas nuestras energías con el propósito de consolidar ese otro proceso, expresó.

En su opinión dichas gestiones pudieran culminar con éxito al igual que las conversaciones de la capital cubana.

Esas futuras citas serán también muy significativas para Colombia y espero que pronto el Gobierno y el ELN puedan discutir en Quito los puntos de la agenda elaborada de conjunto en busca de una paz completa, manifestó Cepeda.

La conflagración dejó unos 300 mil muertos, casi siete millones de desplazados de sus lugares de origen y al menos 45 mil desaparecidos.