Hay muchas cosas que cambiar en Brasil, afirma Lula

0
77
Todavía hay muchas cosas que cambiar en Brasil y nosotros vamos a hacerlo, afirmó hoy el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva durante la visita a un proyecto de riego por goteo en Minas Gerais.

La Caravana Lula por Brasil hizo un alto allí camino a Bocaiuva, donde el fundador del Partido de los Trabajadores encabezará esta tarde un encuentro en defensa de la agricultura familiar para luego asistir a un acto cultural en Alto Jequitinhonha.

En sus palabras, el exdignatario mencionó que existen en el país problemas como el hecho que los grandes supermercados se nieguen a comercializar productos de los pequeños productores, que son en definitiva quienes garantizan el 83 por ciento de los alimentos que se consumen.

El Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) es el mayor productor de arroz orgánico de América Latina; sin embargo no consigue colocarlo en Carrefour o en Walmart por el solo hecho de ser producido por los sin tierra, deploró.

Lula destacó que sostener encuentros como este, con la comunidad y quienes producen, demuestra que es posible mejorar la situación de la ciudadanía.

El Gobierno solo tiene que decidir para quién quiere gobernar; si es para los ricos, ya tiene experiencia sobrada; lo que no tiene es pericia en hacerlo para los pobres, pues cuando se quiso hacer algo ‘lo tiraron’, dijo en alusión al golpe parlamentario-judicial perpetrado el pasado año contra la presidenta constitucional Dilma Rousseff.

Lula festejó anoche su cumpleaños 72 en Montes Claros, donde una multitud congregada en la Plaza de la Catedral le cantó felicidades criticó duramente el desmantelamiento que en los sistemas de educación, salud y seguridad social lleva adelante el Gobierno de Michel Temer.

Nosotros tenemos que decir bien alto que si Brasil no está recaudando lo suficiente para pagar a sus pensionados es porque Temer gastó 30 mil millones de reales (unos 10 mil millones de dólares) comprando diputados para escapar de la denuncia (por liderar una organización criminal y obstruir la justicia) y permanecer en el cargo, subrayó.

Refiriéndose a la tenaz persecución judicial y mediática de que es víctima hace tres años, remarcó que no se siente por encima de la ley ni de la justicia y advirtió que si ellos están acostumbrados a lidiar con políticos ladrones y cobardes, ahora van a tener que lidiar con un ciudadano que ni es corrupto, ni les teme.

Si enfrentar a Lula es difícil, hacerlo contra los millones de Lulas que ya tiene este país es imposible, advirtió.

El periplo de Lula al frente de la llamada Caravana de la Esperanza por el estado de Minas Gerais se extenderá hasta el 30 de octubre y abarcará siete regiones y 14 ciudades, de acuerdo con el programa inicial.