Brasil: Un general enciende luces de alarma

0
357

Por Moisés Pérez Mok

La posibilidad de una intervención militar para detener la agudizada crisis política por la que atraviesa el país, esgrimida por el general y miembro del Estado Mayor del Ejército Antonio Hamilton Martins Mourao, encendió en Brasil luces de alarma.
‘Provocan temor y tristeza los hechos que vive cotidianamente Brasil’, manifestó el ex alto mando del Comando Sur durante una conferencia en la Logia Masónica Gran Oriente, y acotó que -según su visión- estamos en una situación de ‘aproximaciones sucesivas’ hasta llegar al momento en que las instituciones solucionen el problema político.

Mourao aseguró que el Ejército tiene ‘planes bien hechos’ e indicó que ‘hoy consideramos que las aproximaciones sucesivas’ (para retirar de la vida pública a aquellos elementos envueltos en ilícitos) serán hechas.

En caso contrario, advirtió, ‘llegará la hora en que tengamos que imponer una solución y esa imposición no será fácil. Habrá problemas, pueden tener seguridad’ de eso, remarcó. Contrario a lo esperado, comentó el diario Correio Braziliense, la postura asumida por el alto oficial y que causó preocupaciones ‘para espanto de muchos no mereció cualquier tipo de sanción pública’.

Solo una semana después del episodio protagonizado por Mourao el Comandante del Ejército, general Eduardo Villas Boas, dijo que el ministro de Defensa Raúl Julgmann estaba informado sobre las circunstancias y medidas adoptadas en el ámbito interno y ratificó que esa institución está comprometida con la consolidación de la democracia.

Mas, no fue solo Mourao quien levantó ronchas con sus dichos. También el ministro-jefe del Gabinete de Seguridad Institucional de la Presidencia de la República, general Sérgio Etchegoyen, fue blanco de críticas al afirmar que las privatizaciones en curso con el gobierno de Michel Temer no amenazan la soberanía nacional.

Durante un fórum latinoamericano sobre infraestructura en Sao Paulo, Etchegoyen abogó por ‘la desideologización’ de los asuntos importantes para el país, y señaló que si ante cada iniciativa (de privatización) se imponen nuevos límites ‘no vamos a recuperar nuestro déficit de infraestructura’.

En el actual escenario (de crisis política, económica e institucional) es claro que ‘el factor militar pesa’, apuntó por su parte Celso Amorim, ex ministro de Relaciones Exteriores y de Defensa durante los gobiernos de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff.

Amorim consideró equivocado que altos mandos del Ejército manifiesten públicamente opiniones políticas y aludió de modo particular a los dichos de Mourao, los cuales consideró muy graves, así como a la insatisfactoria respuesta al caso dada por Villas Boas. En un caso como ese no se puede asumir una posición ambigua, enfatizó.

A juicio del ex canciller, el reciente episodio deja entrever un cambio en la postura del Comandante del Ejército, que en otros momentos llegó a decir que la salida para el caos, para la grave situación que vive el país, era la realización de elecciones. ‘Tiene que ser esa la salida y no cualquier otra’, remarcó Amorim.

Al comentar la defensa pública del golpe militar hecha por Mourao y la actitud asumida al respecto por Villas Boas, el portal GNN recordó que este último a comienzos de año y hablando en la misma Logia Masónica insinuó que las fuerzas armadas podían intervenir en la política.

‘Las declaraciones de Mourao y la respuesta de Villas Baas muestran que, si no una intervención militar propiamente dicha, por lo menos la amenaza de que esta ocurra ya es una carta presente en el escenario político brasileño’, concluyó el autoproclamado periódico de todos los Brasil.(Tomado de Semanario Orbe)