Alpha Condé, ¿hacia un tercer mandato presidencial en Guinea?

0
133

Por Julio Morejón

La decisión del presidente guineano, Alpha Condé, de realizar el próximo 22 de marzo el referendo constitucional y las elecciones legislativas, tensa la galería opositora que percibe el interés del mandatario en reelegirse.

El Frente Nacional para la Defensa de la Constitución (FNDC), formado por grupos de la sociedad civil y partidos opositores, llamó a la población a manifestarse en la capital, Conakry y en otras ciudades para demandar la renuncia de Condé, y el retiro del proyecto de reforma constitucional que le autorizaría a optar por un tercer mandato.

La situación es complicada, pues existen argumentos respecto a inexactitudes en los padrones preparados para el proceso; la Organización Internacional de la Francofonía (OIF) y la Unión Africana (UA) retiraron a sus observadores de la consulta, para la cual están inscritos poco más de 7,5 millones de personas.

Desde hace varios meses, la oposición convoca a protestas contra los supuestos planes de Condé de extenderse en su mandato, que este año termina su segundo y constitucionalmente debe ser el último y no optar por una reelección para la cual debería reformar la Carta Magna.

Las críticas de la UA y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (Cedeao), presionaron para que el gobernante cambiara la fecha de las legislativas y del referendo, primeramente convocados para el 1 de marzo, después para el 15 y ahora para el 22, y por supuesto no se descarta que previo a esa jornada ocurran disturbios.

El caso de Guinea no es único en África subsahariana donde con fines electorales ya ocurrieron transformaciones de las Constituciones. Los críticos de tales acciones consideran que son mecanismos sutiles e incorrectos para prorrogar mandatos, pero promotores y ejecutores de tales cambios se refieren a ellos como legítimos.

Es decir, la llamada alternancia del poder no siempre funciona (con paz y tranquilidad) y en el ámbito del pluripartidismo africano con frecuencia ocurre la concentración de la autoridad de un solo lado del espectro político. ‘Hasta la fecha, Alpha Condé no ha retirado su proyecto de golpe de Estado constitucional’, expresó Sékou Koundouno, uno de los responsables del Frente, conforme difundió el portal digital Guinée News, por lo cual añadió que no existen motivos para que ‘el FNDC cese sus acciones sobre el terreno’.

Hace apenas cinco meses, el 14 de octubre se escenificaron protestas contra la intención del gobernante de cambiar la Constitución, y en solo dos días esas demostraciones y sus choques con las fuerzas antimotines causaron nueve muertos, 70 heridos y unos 200 detenidos, reportó la prensa en Conakry.

PREVIO AL REFERENDO

Alpha Condé fue electo presidente por vez primera en 2010, luego de un proceso de transición que se extendió por dos años; en esos comicios venció en segunda vuelta a Cellou Dalein Diallo y su otro período de mandato comenzó en 2016. Con anterioridad aspiró al cargo en las elecciones de 1993 y 1998, sin resultado.

En su artículo 154 la Constitución de Guinea indica que ‘el número y la duración de mandatos presidenciales de la República no pueden ser objeto de una revisión’, a lo cual la oposición llama la atención de la Cedeao y la UA, pero sobre el asunto le toca decidir a los nacionales.

El 27 de febrero el presidente informó un aplazamiento del referendo y las elecciones legislativas previstas para el 1 de marzo por el aumento de las tensiones y el boicot al que llamó la oposición, aunque declaró que decidió cambiar la fecha por responsabilidad nacional y subregional.

Luego Condé aceptó la propuesta de la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) de posponer nuevamente las votaciones que debían realizarse el 15 de marzo, pues en esa fecha el organismo argumentó que esperaba el informe de la auditoría de la Cedeao.

La Cedeao sugirió revisar la lista oficial de electores del padrón, al afirmar que figuraban nombres duplicados, fallecidos, menores de edad y otras 65 mil 249 personas que no deberían ser incluidas por diferentes motivos, sintetizaron medios de difusión.

Sin embargo, Condé precisó que la medida de posponer la celebración de la consulta no autorizaba la inscripción de nuevas organizaciones políticas en el listado correspondiente: ‘Sólo están implicados los partidos que ya están inscritos en la CENI’, subrayó para dejar claro las reglas del proceso electoral.

En las parlamentarias -que debieron realizarse el año pasado- los guineanos elegirán a los 114 diputados de la Asamblea Nacional entre los 29 partidos que presentaron aspirantes, pero observadores valoran que el boicot de las formaciones opositoras presagia el triunfo de la gobernante Unión del Pueblo de Guinea (RPG).

Enmendar la Constitución o establecer una nueva para acceder con respaldo institucional a otro período de gobierno es un asunto delicado por ser un tema de soberanía que solo compete a la República de Guinea, pero el rechazo a tal posibilidad causó en total una treintena de una treintena de muertos en meses recientes, según el FNDC.