Washington ratifica con ataque aéreo presencia militar en Somalia

0
370
Un ataque aéreo estadounidense anunciado que mató a 13 miembros del grupo islamista Al Shabab ratificó el reforzamiento de la presencia militar de Washington en este país africano.

El bombardeo del país norteño mediante drones, que fue confirmado por su Comando para África, destruyó posiciones de la organización integrista en el sur, poco tiempo después de un anuncio de Washington sobre el reforzamiento aquí de sus efectivos.

La operación fue a unos 50 kilómetros al noroeste de Kismayo, ciudad-puerto disputada hace varios años entre Al Shabab y las fuerzas kenianas que respaldan a Amisom, y aumentó la relación de más de 30 ataques estadounidenses realizados con drones este año en Somalia.

Una reciente declaración de Washington confirmó su política de apoyar y entrenar a las fuerzas locales para que sustituyan en su lucha contra los islamistas a la Misión de la Unión Africana (Amisom), cuyas tropas comenzaron en las últimas horas su retirada del país y lo abandonarán por completo en el 2020.

Al Shabab, frase que en árabe significa ‘los jóvenes’, surgió en 2006 como ala radical del desaparecido Consejo de Tribunales Islámicos, se vinculó en 2012 a Al Qaeda y lucha por imponer un califato basado en la ley islámica o Sharía.

Esa organización controla territorios del centro y sur del país, desde donde realiza frecuentes acciones contra instalaciones civiles y gubernamentales que se extienden también a Kenya, en represalia porque el Ejército de Nairobi combate desde 2011 a sus milicias en territorio somalí.

La Amisom respalda al gobierno contra esas milicias mediante unos 22 mil soldados procedentes de diez Estados, entre ellos, Uganda, Burundi, Sierra Leona, Djibouti, Nigeria, Camerún, Mali, Senegal y Zambia, mientras Kenya y Etiopía mantienen fuerzas independientes.

Somalia atraviesa por un caos militar, político, gubernamental y social desde el derrocamiento en 1991 del presidente Mohamed Siad Barre.