Víctima del apartheid recibe justicia 46 años después

0
89
El activista antiapartheid Ahmed Timol recibió hoy justicia cuando la Corte Suprema de Gauteng declaró su muerte como asesinato, 46 años después que su deceso fuera dictaminado como suicidio.
Timol fue apresado por la policía del apartheid en 1971 y cinco días más tarde fue lanzado desde el décimo piso de la entonces estación de policía de la Plaza Vorster de Johannesburgo, después de ser torturado, dijo hoy el juez Billy Mothle al dar las conclusiones de las investigaciones realizadas a petición de la reapertura del caso por parte de los familiares del joven maestro de 29 años.

Mothle dijo que el joven no saltó por propia voluntad, sino que fue empujado desde la ventana de la habitación en que estaba detenido o desde la azotea del edificio, por lo que fue asesinado. Agregó que las fuerzas de seguridad del régimen de minoría blanca hicieron muchos esfuerzos para ocultar el crimen.

Comentó que la forma descuidada en que fue tratada entonces la investigación indica que existió la clara intención de ocultar lo ocurrido con la fabricación de una versión de suicidio.

El juez ordenó la investigación del entonces sargento del régimen del apartheid Joao Rodriguez, quien fue la última persona en ver al joven vivo.

La corte, además, invalidó el dictamen emitido en 1972 al dar las conclusiones de este proceso iniciado en junio pasado y que contó con numerosos testigos que narraron golpeaduras y torturas, confirmadas por la patóloga doctora Shakeera Holland.

La experimentada especialista explicó que algunas de las heridas en el cuerpo de Timol ocurrieron al menos 12 horas antes y otras hasta cuatro o cinco días de antelación y aseguró que el detenido fue atacado físicamente durante su detención y que mostraba una herida en la cabeza causada por un objeto contundente.

Timol, integrante del Partido Comunista de Sudáfrica, fue detenido junto a Salim Essop, quien narró las torturas a que fue sometido tan pronto fue apresado, pero fundamentalmente al ser trasladado a la estación de la Plaza Vorster. Durante su testimonio Essop afirmó que días después del arresto vio a un prisionero encapuchado en la estación que caminaba con dificultad y que identificó como Timol.

Otros testigos expresaron ante el tribunal ese mismo criterio de que Timol fue asesinado, mientras algunos recordaron que el activista contra el apartheid fue el prisionero número 22 en morir cuando estaba detenido por la policía del apartheid.