Unión Africana alerta sobre crímenes en República Centroafricana

0
324

Nkosazana Dlamini ZumaLa Unión Africana (UA) alertó contra los actos criminales a civiles que se producen en la República Centroafricana (RCA), cuyo conflicto desde marzo de 2013 acumula miles de muertos y unos 400 mil desplazados.

Las acciones violentas de grupos armados contra civiles de comunidades musulmanas y ciudadanos del vecino Chad agravan las divisiones comunitarias y religiosas entre la población, declaró la presidenta de la Comisión del organismo, Nkosazana Dlamini-Zuma.

La UA observa «con profunda preocupación» los ataques deliberados de las milicias llamadas anti-Balaka contra el personal de la Misión Internacional de Apoyo a la RCA liderada por africanos bajo el nombre de Misca, añadió en un comunicado.

Tres soldados ruandeses y un policía camerunés de una policía internacional autorizada a actuar fueron heridos en territorios de Misca cuando protegían ciudadanos chadianos que serían repatriados, según el Consejo de Paz y Seguridad del organismo (CPS).

Zuma transmitió al respecto el compromiso de su organismo de cooperar con la ONU en la aplicación de sanciones contra individuos y entidades que minen los esfuerzos de paz y violen los derechos humanos y las leyes humanitarias en la RCA.

Los autores de esos actos serán responsabilizados por sus crímenes y figurarán en una lista de personas fichadas en lo posible según decisiones del CPS, afirmó la presidenta de la Comisión.

La violencia contra nacionales, en particular en Bangui, entorpece los esfuerzos para la estabilidad del país impulsados por autoridades locales con el apoyo de dirigentes de la región y del resto de la comunidad internacional, indicó Zuma.

El bloque panafricano reafirma su posición de garantizar el cumplimiento efectivo del mandato de Misca, comprendida la protección de la población civil y otras actividades esenciales para el retorno a la normalidad, añadió la presidenta.

Según la líder de la UA, Misca «tomará medidas apropiadas, incluida la utilización de la fuerza contra cualquier milicia o grupo armado que continúe con esos abusos y alimente un clima de odio e inseguridad en el Estado africano».

La organización Médicos Sin Fronteras (MFS) llamó de manera urgente a atender lo que calificó de «crisis olvidada» en esa nación, donde la coalición insurgente Seleka tomó el poder el 24 de marzo de 2013 y lo cedió luego a un gobierno interino. Milicias de otras etnias y religiones luchan contra esa organización, que se alzó en armas y derrocó al entonces presidente, Francois Bozizé, exiliado en Camerún, contra lo que calificó de violación de los acuerdos de paz firmados en 2007.