Un disidente de los Hermanos Musulmanes niega que la cúpula del grupo pueda cambiar

0
510

Hermanos MusulmanesEl destacado disidente de los Hermanos Musulmanes de Egipto Kamal el Helbaui cree que la cúpula del grupo no va a cambiar, pese a sus diferencias con parte del pueblo, y es culpable de la «catástrofe» sufrida por el grupo tras el derrocamiento de Mohamed Mursi.

En una entrevista con Efe, este pensador islamista, que abandonó el grupo en marzo de 2012, considera que la dirección de la Hermandad no se puede «modificar», en parte por la «avanzada edad de sus miembros».

Además, critica que sus dirigentes hayan excluido a quienes fueron sus aliados en la revuelta que en 2011 desbancó del poder al entonces presidente Hosni Mubarak, en alusión indirecta a los jóvenes y activistas.

En su lugar, subraya que se han acercado a ciertos grupos extremistas.

Pone de ejemplo el hecho de que, después de la destitución militar de Mursi en julio pasado, los Hermanos formaron junto a varias corrientes islamistas la denominada Alianza Nacional para la Defensa de la Legitimidad, que desde entonces convoca continuas protestas contra el nuevo sistema político.

Entre los grupos que abarcan esa plataforma se encuentran movimientos salafistas implicados en actos violentos en Egipto durante la década de 1990, como Al Gamaa al Islamiya, algunos de cuyos líderes han defendido después de alguna forma la muerte de islamistas si estos luchan contra los liberales.

Sobre la posible implicación directa de la Hermandad en actos de terrorismo, que últimamente se han intensificado en el país contra las fuerzas del orden, El Helbaui dijo que «por lo menos han aceptado esas prácticas uniéndose a grupos que tienen un pasado violento y sin condenar sus declaraciones amenazantes».

Además, opinó que los Hermanos Musulmanes, como organización, no pueden volver a la escena política porque han sido declarados «terroristas» por las autoridades.

Distinta es la situación de los miembros del grupo, que pueden participar a nivel individual si no están condenados por los tribunales, señaló.

El Helbaui, de 75 años de edad, apuntó que existen distintas iniciativas para que haya una reconciliación con los Hermanos Musulmanes, pero admitió que el problema no está entre la cofradía y las autoridades, sino entre ella y una gran parte del pueblo egipcio, con la que mantiene importantes diferencias.

Asimismo, criticó a la Hermandad por haberse involucrado mucho en política después de la revolución contra Mubarak, al apostar por alcanzar la Presidencia y dominar el Parlamento por mayoría.

En su lugar, debían haber dado más importancia a la predicación y a la educación, tal como lo estipula su ideología, según el pensador.

Sobre su relevancia a nivel internacional, El Helbaui explicó que no existe una organización internacional de los Hermanos Musulmanes en el sentido «orgánico» del término, sino más bien una especie de coordinación entre grupos que comparten la misma ideología.

En el caso de Egipto, ahora que se acercan los comicios presidenciales, que se celebrarán los próximos días 26 y 27 de mayo, el disidente descarta que los miembros de la cofradía acudan a votar porque su participación significaría que aceptan el actual proceso político, fruto de lo que consideran como un «golpe de Estado».

No obstante, según afirmó, los simpatizantes de la Hermandad sí podrían decantarse por el candidato presidencial Hamdin Sabahi frente a la opción que representa el gran favorito y anterior jefe del Ejército egipcio, Abdelfatah al Sisi.

El Helbaui elogió el reciente discurso de Al Sisi en el que anunció la dimisión de su cargo para presentarse a las elecciones, si bien consideró que tanto el exmilitar como el izquierdista Sabahi pertenecen a una «tendencia naserista», la de los admiradores del expresidente Gamal Abdel Naser, y son conocidos por su patriotismo.

Puestos a elegir, destacó que Al Sisi parte con ventaja por su papel protagonista en la destitución de Mursi y en la lucha contra el terrorismo.