Sudáfrica recuerda estremecedor discurso de Mandela en Rivonia

0
1386

mandela3Por Jorge V. Jaime

Hace medio siglo, Nelson Mandela se puso de pie en el Palacio de Justicia de Pretoria y proclamó ante el mundo que allí había un hombre dispuesto a morir por su sueño de una sociedad democrática en Sudáfrica.

El lunes 20 de abril de 1964 el máximo líder de las luchas antirracistas en el país austral decidió mirar a la muerte directo a los ojos. Madiba renunció al derecho de testificar en su defensa, y optó por formular un discurso político que se convirtió en mundialmente icónico.

Era el primer día de audiencias en el Juicio de Rivonia. Mandela y otros siete compañeros estaban acusados de sabotaje y traición, todos sabían que esos cargos bajo el régimen del apartheid significaban automáticamente pena de muerte en la horca.

Un reportero de la época describió que ese día Madiba llevaba «un traje azul de corte inteligente» y cuando, al llamado del juez, se incorporó para comenzar a hablar se hizo un silencio compacto en un radio de un kilómetro.

Nelson Mandela respondió a las acusaciones en su contra con uno de los más grandes discursos del siglo 20. Afirmó frente a la corte que él estaba preparado para morir por sus creencias en pos del establecimiento de una sociedad no racial en la llamada Nación del Arcoiris.

Mientras estaba en el banquillo junto con sus también míticos hermanos de lucha Walter Sisulu, Govan Mbeki y Ahmed Kathrada, Mandela sabía que aquel juicio era un evento protocolar, todos ellos ya eran presos convictos.

En su extenso testimonio, Mandela explicó acerca de las características del combate del Congreso Nacional Africano (CNA) y subrayó que el movimiento tuvo una transición desde la resistencia no violenta hasta el sabotaje como un medio necesario para detener la opresión en contra del pueblo.

Un reportero del diario Pretoria News en el Juicio de Rivonia, quien recibió una copia previa, dijo que inmediatamente se percató que estaba frente a uno de los más grandes momentos en la historia de Sudáfrica.

Después de este proceso penal contra el CNA, el régimen segregacionista declaró ilegal que un reo imputado con delitos políticos utilizara su tiempo de defensa para presentar alegatos al estilo de Mandela.

Autoridades gubernamentales, organizaciones sociales y el pueblo sudafricano en general conmemoró este domingo con diversas actividades políticas y comunitarias los 50 años del histórico acontecimiento liderado por el icónico estadista fallecido en diciembre último.

«Durante mi vida he acariciado el ideal de una sociedad libre en la que todas las personas vivan en armonía con igualdad de oportunidades. Es un ideal que espero vivir para verlo realizado pero, si es necesario, es un ideal por el cual estoy preparado para morir», sentenció Mandela.

Aunque son las últimas 10 palabras lo que la mayoría de la gente recuerda, para muchos estudiosos del tema en esta alocución fue cuando de verdad nació el Nelson Mandela posteriormente conocido y admirado en todo el planeta.

El Discurso de Rivonia fue grabado por un taquígrafo de la corte quien usó un antiguo aparato denominado dictáfono, y el material auditivo se almacenó dentro de una caja de tablas en el sótano del Ministerio de Justicia.

En 1994, tras el desmantelamiento del apartheid, la grabación fue difundida por funcionarios del Buró de Archivos Nacionales en coincidencia con la fecha cuando Mandela fue elegido primer presidente negro de Sudáfrica.

Hubo un momento de tensión cuando el único dictáfono que había en este país se rompió por el año 2000, y entonces no quedaba modo de reproducir las palabras de Madiba. Empero, expertos sudafricanos viajaron a Reino Unido y consiguieron una máquina similar.

La trascripción completa del alegato tiene 10 mil 693 palabras, y en el audio -que dura tres horas- se puede escuchar además de a Mandela, todos los sonidos de la sala, como personas tosiendo, pasos, susurros, objetos caídos.