Sudáfrica pide más tiempo al TPI para explicar por qué no detuvo a Al Bashir

0
391

BashirSudáfrica ha pedido al Tribunal Penal Internacional (TPI) que le dé más tiempo para explicar por qué no detuvo al presidente de Sudán, Omar Hasán al Bashir, acusado de crímenes de guerra, lesa humanidad y genocidio.

«El objetivo de la petición es valorar si Sudáfrica incumplió su obligación de cooperar con el TPI», ha dicho el Ministerio de Exteriores a través de un comunicado.

Sudáfrica ha adelantado que consultará al TPI cómo debe gestionarse la inmunidad de los jefes de Estado y de Gobierno que no son parte del Estatuto de Roma –tratado fundacional del TPI–, como Sudán.

El Estatuto de Roma establece la obligación general para todos los estados parte –entre ellos Sudáfrica– de cooperar con el TPI, de ahí que la sede jurisdiccional requiriera al Gobierno de Jacob Zuma que detuviera a Al Bashir cuando visitó el país en junio.

Sudáfrica obvió la orden del TPI y decidió no detener a Al Bashir, argumentando que estaba protegido por su inmunidad como jefe de Estado, lo que llevó a La Haya a reclamar una explicación más contundente a las autoridades sudafricanas.

El TPI acusó en 2009 a Al Bashir de crímenes de guerra, de lesa humanidad y genocidio por el conflicto en la región occidental de Darfur. Pero hasta ahora no ha podido ser arrestado porque Sudán no es parte del Estatuto de Roma.

El alto tribunal ha reprochado, no solo a Sudáfrica sino a la gran mayoría de los países africanos, la omisión de sus deberes como miembros del TPI, ya que Al Bashir se ha paseado sin problemas por la región a pesar de los cargos que pesan en su contra.

Los países africanos, por su parte, critican la obsesión del TPI con la región, alegando que la mayoría de los casos a los que presta atención están relacionados con el continente, a pesar de que tienen su réplica en otras partes del mundo.