Sobrevivientes de Cassinga contribuyen a forjar la nueva Namibia

0
151

CassingaPese a lo terrible que fue la masacre de Cassinga, reconforta que sus sobrevivientes estudiaron y algunos son médicos, políticos e ingenieros que contribuyen hoy al desarrollo de Namibia, afirmó el embajador cubano aquí, Giraldo Mazola.

Comentó que el país antillano reservó dos escuelas para estudiantes de Namibia, en su mayoría jóvenes que lograron salvarse en Cassinga para que se prepararan para un futuro Estado democrático. “Más de mil estudiantes recibieron enseñanza en Cuba”.

Mazola recordó la tragedia en una amplia entrevista publicada por el diario The New Era a propósito de la conmemoración mañana del aniversario 37 del ataque al campamento ubicado en la localidad angolana de Cassinga por fuerzas de la entonces Sudáfrica del apartheid.

El campamento, donde se encontraban principalmente mujeres y niños, fue atacado en la mañana del 4 de mayo de 1978 por los sudafricanos, dejando más de 600 muertos.

Este fue un muy desafortunado momento en la historia de Namibia, reiteró Mazola al rotativo al explicar que “la fecha elegida para atacar Cassinga no era una coincidencia”.

El 2 de mayo de 1978 -acotó-, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas celebró una reunión para discutir la situación en Angola, y dos días después decidieron el ataque.

Muchos civiles fueron brutalmente asesinados allí. Más tarde trataron de encubrir el hecho mediante la propaganda de que el campamento era la sede de la SWAPO (en ese momento el movimiento de liberación del Pueblo de África Sudoccidental).

Los agresores incluso “tenían un fotógrafo que se encargó de tomar fotos de todos los soldados muertos que protegían el campamento, pero era muy selectivo porque omitieron las imágenes de los civiles muertos.

Al mismo tiempo, los medios de comunicación occidentales no dieron suficiente importancia al ataque, pues solo se centraron en los soldados sudafricanos blancos que causaron baja en vez de en los niños y las mujeres asesinadas en Cassinga”, expresó Mazola.

En aquel momento los soldados cubanos tenían una base en Techamutete, a menos de 40 kilómetros del lugar; sin embargo, los sudafricanos sembraron bombas en la carretera que unía a los dos puntos. “Perdimos a 16 soldados y más de 78 resultaron heridos como consecuencia de esos hechos”, rememoró en sus palabras al periódico.

Cuando nuestros combatientes llegaron a Cassinga encontraron a paracaidistas sudafricanos rematando a los sobrevivientes que sufrieron lesiones durante el ataque, narró. No obstante, “la presencia de los cubanos impidió que aquello fuese una calamidad total”, añadió.

Las relaciones de Cuba con los movimientos de liberación africanos comenzaron durante la década de 1960, poco después del triunfo de la Revolución en la nación caribeña, dijo el Embajador al enaltecer que unos 500 mil combatientes cubanos dieron su aporte internacionalista en Angola entre 1975 y 1990.