Shadary, un experimentado político congoleño que busca la continuidad

0
449

El presidenciable por la megacoalición Frente Común por el Congo (FCC), Emmanuel Ramazani Shadary, es un experimentado político congoleño destinado a asegurar la continuidad de la obra de Joseph Kabila, a quien aspira relevar en el cargo.

De proclamarse ganador en las elecciones generales del domingo, Shadary prometió defender el legado de Kabila, al que considera padre de la democracia en la República Democrática del Congo.

Nacido el 29 de noviembre de 1960, unos meses después de la independencia de Bélgica, el exministro del Interior es secretario permanente del Partido del Pueblo para la Reconstrucción de la Democracia, el mayoritario dentro del FCC.

En su programa prevé un presupuesto de 86 mil millones de dólares para el lustro, y entre los ejes principales prevé el refuerzo de la autoridad del Estado, claramente quebrada en el este por la acción de grupos armados irregulares.

Con 58 años, y un recorrido desde vicegobernador hasta cargos inferiores en el partido, Shadary pretende la construcción de una economía diversificada y competitiva, además de enfocarse en la lucha contra la corrupción.

Favorito de varias encuestas para alzarse con el favor de la mayoría de los 40 millones de congoleños convocados a las urnas, el hombre con formación superior en ciencias sociales aspira mejorar el acceso del pueblo a los servicios básicos, además de reforzar el rol geoestratégico del país, el segundo mayor del continente.

En su contra, la oposición lo tilda de instrumento para que Kabila continúe ejerciendo el poder desde los bastidores, una vez salido de la escena presidencial.

Arrastra además sanciones de la Unión Europea (UE) por su condición de Ministro del Interior en ocasión de la represión de las protestas por el aplazamiento de los comicios en diciembre de 2016.

Si se convirtiera en mandatario, esa situación podría llevarlo a mantener una relación de críticas contra Occidente, tal como realizó Kabila en sus 17 años en el poder.

‘Patriota, íntegro, unificador, visionario, sacrificado, disponible, accesible, líder, nacionalista, comprometido sin fisuras por el Congo, tiene todas las condiciones legales de elegibilidad y experiencia en gestión del Estado’, expuso en un comunicado el FCC, al escogerlo como candidato el 16 de agosto.

Aunque comenzó su carrera política como líder de la sociedad civil en la lucha contra el régimen de Mobutu Sésé Seko (1970-1997), su figura fue propulsada por el advenimiento de las Fuerzas Democráticas por la Liberación, lideradas por Laurent Kabila, padre del actual dignatario.

Casado y con ocho hijos, ahora concurre a las cuartas elecciones generales del país con el número 13.

Para proclamarse jefe de Estado deberá vencer en las urnas, como principales rivales, a Felix Tshisekedi (Rumbo al cambio) y Martin Fayulu (Lamuka, que en lengua lingala significa despierta). Otros 16 fueron casi invisibles en sus campañas.