Segundo vicepresidente de Burundi se refugia en Bélgica

0
500

Gervais RufyikiriEl segundo vicepresidente de Burundi, Gervais Rufyikiri, abandonó el país y se refugió en Bélgica, donde pidió al presidente Pierre Nkurunziza que renuncie a un tercer mandato, informaron hoy medios periodísticos.

«He abandonado Burundi porque no era capaz de apoyar la actitud del presidente de la República, su voluntad de conducir al pueblo burundiano al camino de la ilegalidad», declaró Rufyikiri a una agencia noticiosa.

Alertó que recibió amenazas por rechazar una nueva candidatura de Nkurunziza a las elecciones presidenciales, previstas para el 15 de julio.

Consideró que tal pretensión conducirá el país a «una auténtica crisis sociopolítica», pues ya se perciben las consecuencias con las decenas de miles de compatriotas refugiados en países vecinos.

Denunció las intimidaciones contra opositores políticos y miembros de la sociedad civil, así como lamentó un resbalón del proceso democrático en Burundi.

El segundo vicepresidente también deploró las sanciones aplicadas a integrantes del partido en el poder, el Consejo Nacional de Defensa de la Democracia-Fuerzas de Defensa de la Democracia (CNDD-FDC), que como él se oponen al tercer mandato.

La huida de Rufyikiri, considerado uno de los grandes intelectuales y políticos de la nación, ocurre a pocos días de celebrarse las elecciones legislativas (29 de junio), que la comunidad internacional pide aplazarlas.

Burundi enfrenta una grave crisis política desde finales de abril cuando Nkurunziza anunció su nueva candidatura, rechazada por numerosos partidarios (etnia hutu), opositores, líderes religiosos y miembros de la sociedad civil en sentido general.

Tal aspiración desató una ola de violentas protestas que, según diferentes organizaciones internacionales, ocasionaron hasta el momento en las calles de Bujumbura unas 70 muertes y más de 480 personas heridas.

Analistas aseguran que nadie en este país resulta ajeno a la pretensión del mandatario de aferrarse al poder, pues tanto hutus como tutsis (cualquier edad, sexo y género) se enrolan en manifestaciones contra su ambición.

Los inconformes recurren a los acuerdos de paz de Arusha y el respeto a la Constitución, que en su artículo 96 indica: «el presidente de la República es elegido por sufragio universal directo para un mandato de cinco años renovable una vez».

A pesar del apartado, el CNDD-FDC argumenta que el jefe de Estado sí tiene derecho a otro periodo, pues en el último no fue elegido por el pueblo, sino por la Asamblea Nacional.