Homenaje en Sudáfrica al mártir antiapartheid Steve Biko

0
86
El presidente sudafricano, Jacob Zuma, rindió homenaje póstumo al activista antiapartheid Steve Biko, en ocasión del 40 aniversario de su asesinato, con la colocación de una ofrenda floral en la antigua prisión capitalina de Kgosi Manpuru.

Compañeros, amigos y familiares lo recuerdan como el fundador de la Asociación de Estudiantes Sudafricanos, una de las primeras organizaciones de la llamada Conciencia Negra, que llevaron a su expulsión en 1969 de la Universidad de Natal donde estudiaba medicina.

Tres años más tarde creó en Durban la Comunidad Negra, que tenía como objetivo el desarrollo político y socioeconómico de la comunidad negra (en la cual él incluía a todos los que el régimen del apartheid consideraba ‘no Blancos’) para alcanzar la emancipación del dominio del sistema de segregación racial.

Sus actividades antiapartheid le costaron numerosas detenciones, la primera de ellas por editar la Revista Negra, que lo colocó en arresto domiciliario para posteriormente ser desterrado de su ciudad natal, King William’s Town, ubicada en la provincia Oriental del Cabo.

Fundador en 1975 de Zimele Trust Fund, organización destinada a la ayuda de los presos políticos, Biko volvió a atraer la atención de las autoridades cuando los líderes comunitarios de Soweto pidieron al gobierno sudafricano negociar el futuro del país con Nelson Mandela, Roberto Sobukwe y Steve Biko, luego de la masacre de estudiantes en esa barriada negra el 16 de agosto de 1976.

Ese año fue detenido en varias ocasiones sin ser acusado hasta que el 18 de agosto de 1977 fue arrestado en un chequeo rutinario en Port Elizabeth y encarcelado bajo el amparo de la Ley Antiterrorista.

Interrogado, golpeado y torturado durante 22 horas, que le provocaron un estado de coma, Biko fue conducido hasta la comisaría de Walmer, en la propia localidad de Port Elizabeth, y allí fue encadenado inconsciente a la reja de una ventana durante todo el día.

Según los detalles, 20 días después (11 de septiembre de 1977) la policía lo trasladó desnudo y esposado en la parte trasera de un vehículo en un recorrido de mil 100 kilómetros hasta el hospital de una prisión en Pretoria, donde falleció poco después de su llegada, el 12 de septiembre, hace hoy cuatro décadas.

Biko fue el prisionero 23 que murió en condiciones sospechosas en los calabozos de Sudáfrica. La verdad sobre su muerte fue revelada por el periodista y escritor Donald Woods, que era su amigo, y por Helen Zille, quien más tarde se convirtió en líder del actual partido opositor Alianza Democrática.

Artículos y carteles con algunas de sus ideas como ‘El arma más potente en las manos del opresor es la mente del oprimido’ aparecen hoy en los principales medios de prensa sudafricanos.