Retorno de refugiados desde Kenya complicará situación en Somalia

0
337
El esperado regreso a Somalia de unos 260 mil nacionales tras el cierre del mayor campamento de refugiados del mundo, el keniano Dadaab, complicará aún más la crisis social en su país, según un estudio con financiamiento británico divulgado hoy aquí.

El retorno puede intensificar algunas fallas muy peligrosas y no resueltas en esta nación y la comprensión de esa dinámica del conflicto ayudará a formar políticas específicas y contextuales, asegura la investigación del Danish Demining Group (DDG) contratada por el Departamento de Desarrollo Internacional de Reino Unido

Tras la controvertida decisión de Nairobi de clausurar el campamento de Dadaab, solo algunos refugiados del sur de Somalia vuelven a casa, pero cuando eso sea masivo causará impactos negativos sobre problemas aún sin resolver relacionados con la tierra, los derechos y la demografía, afirma la encuesta.

El estudio, auspiciado también por instancias de refugiados de Dinamarca y Noruega, ‘apunta a cuestiones importantes que los actores locales y externos deben conocer para buscar formas de abordar, prevenir o mitigar el futuro conflicto’, de acuerdo con Mads Frilander, director técnico regional del DDG para África Oriental.

La movilización hacia sus lugares de origen ocurre en un entorno desafiante y no permisivo en el sur de Somalia, una región que sufre el peso de más de dos décadas de guerra civil y colapso institucional por loa acción del grupo islamista Al Shabaab, de acuerdo con la investigación.

Esa organización extremista, recuerda el DDG, continúa su ocupación de las áreas rurales hacia donde regresan la mayoría de los refugiados en Kenya, lo que deja a gran parte de la región crónicamente insegura.

Según la investigación, ‘el impacto de los retornados se sentirá casi por completo en unos pocos centros urbanos en el sur de Somalia, especialmente en la sureña Kismayo, lo cual acelerará una tasa de urbanización ya dramática y exacerbará la tasa de desempleo urbano, ya excepcionalmente alta’, expresa Frilander.